Saltar al contenido

“El arte no reproduce lo visible. Hace visible”.

marzo 13, 2020

Paul Klee, “Jardines”

/en tiempos de coronavirus, en memoria de un médico-poeta/

Epígrafe : “No necesitamos al arte para que nos muestre el mundo que podemos ver a simple vista. Lo necesitamos para que nos enriquezca la mirada y entonces veamos otras cosas. Lo necesitamos para que nos muestre otros universos, otras bellezas y otras verdades.> El arte hace visible lo que era invisible”.

Cuando Paul Klee escribe estas frases (hacia 1920), el arte ya no representa fielmente a la naturaleza (llamamos así no sólo a la naturaleza física sino a todo el mundo exterior al artista), ya no la imita. El arte ha dejado de “reproducir”, para “expresar”. De ahí nace el nombre “expresionismo”. El médico y poeta Gottfried Benn asume por esos años la misma ideología estética. Al reflexionar sobre ella, y a partir de lecturas de Nietzsche, construye sus propios medios lingüísticos para exponerla; entre ellos el concepto de “Artistik”, vocablo definido por los diccionarios como: großes Maß an formaler Beherrschung , equivalente a “altas dosis de destreza formal” y que Benn define así: “Artistik ist der Versuch der Kunst, in­nerhalb des allgemeinen Verfalls der Inhalte sich selber als Inhalt zu erleben und aus diesem Erlebnis einen neuen Stil zu bilden, es ist der Versuch, gegen den allgemeinen Nihilismus der Werte ei-ne neue Transzendenz zu setzen: die Transzendenz der schöpferischen Lust.“ > Gottfried Benn

“Artistik”, palabra que arraiga en lat. “ars, arsis” y no es habitual en alemán para referir a “el arte”=die Kunst , significa “el intento del arte por desarrollarse conscientemente a sí mismo en medio de una generalizada pérdida de sus contenidos tradicionales; o sea, el ensayo de postular una nueva especie de trascendencia que se oponga al prevaleciente nihilismo de los valores: la trascendencia del placer creativo”.-G.B.

Gottfried Benn nació el 2 de mayo de 1886 en Mansfeld, Sajonia-Anhalt.  Se cría con siete hermanos. El padre de Benn es pastor y también explota una pequeña granja para sostener a la familia. Benn creció por un lado con niños de peones de la granja y también con hijos de la nobleza terrateniente.  Tiene una muy buena relación con su madre. Sin embargo, la relación con el padre es tensa. El padre y el hijo chocan cuando la madre desarrolla un cáncer de mama y el padre prohíbe el tratamiento por razones religiosas.  Benn expresa sus relaciones con sus padres en los poemas “Madre” (1912) y “Hijo del pastor” (1922).
Entre 1897 y 1903 asistió al Friedrich-Gymnasium en Frankfurt. Después de graduarse de la escuela secundaria, comenzó a estudiar teología y filosofía protestante en Marburg a pedido de su padre. Benn quería estudiar medicina, un estudio largo y costoso. Luego comienza estudios de medicina en la Academia Kaiser Wilhelm. El aprendizaje allí es gratuito para él, pero se obliga a servir como médico militar durante un año por cada semestre cursado. Aprobó el examen estatal en 1911 e hizo su doctorado al año siguiente. Luego asumió su puesto como médico militar, pero tuvo que retirarse del ejército debido a problemas de salud y a partir de ese momento, cambió la orientación de su trabajo en el campo de la medicina. Dos años después se casó con Edith Brosin, con quien tuvo una hija en 1915.
Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, Benn fue reclutado y trabajó como médico en el frente occidental. En 1917 abrió su propia práctica y desde entonces rara vez estuvo con su familia. Aprovecha la separación espacial para dedicarse a sus obras literarias, pero también para varias relaciones extramaritales. Benn apareció por primera vez en la literatura en 1922. Sus “Escritos recopilados” son publicados por el editor judío Erich Reiss.
Benn afrontó la época del nacionalsocialismo de una manera ambivalente. Se movió entre expresiones de lealtad a Hitler y dudas sobre el nuevo Reich. En 1938 fue expulsado de la Reichsschriftumskammer (cámara o asociación de escritores del Reich) y se le prohibió escribir. La esposa de Benn se suicidó en 1945, ante la llegada de las tropas soviéticas a Alemania. Un año despues tiene como compañera a Ilse Kaul.  A partir de 1948 se le permitió publicar nuevamente en Alemania y experimentó un rápido incremento de su fama como literato, la  que alcanzó su punto máximo al ganar el Premio Georg Büchner de 1951.

Como ensayos de traducción, intento en esta hoja algunas transposiciones de poemas de Gottfried Benn al castellano, posteando los respectivos originales como modelos insobornables de mis mal abonadas traiciones. Acepto correcciones en la zona prevista para comentarios.-

En 1956, Benn murió a la edad de 70 años el 7 de julio en Berlín, en un día de verano, “cuando todo es brillante y la tierra es fácil para las espadas“. (Así había yo traducido de modo erróneo los dos últimos versos de su poema Was schlimm ist:  „wenn alles hell ist und die Erde für Spaten leicht“). Mi transcripción errónea traicionaba al poeta con un vocablo (espadas) cuyo fulgor metafórico de ningún modo congeniaba con el “realismo” y conceptismo  expresionista, en ese caso valioso para el autor, y menos aún con la intentio operis de todo ese poema, que reproduzco acto seguido con la esperanza de llegar a traducirlo.- c.h.

Was schlimm ist

Wenn man kein Englisch kann,
von einem guten englischen Kriminalroman zu hören,
der nicht ins Deutsche übersetzt ist.

Bei Hitze ein Bier sehn,
das man nicht bezahlen kann.

Einen neuen Gedanken haben,
den man nicht in einen Hölderlinvers einwickeln kann,
wie es die Professoren tun.

Nachts auf Reisen Wellen schlagen hören
und sich sagen, daß sie das immer tun.

Sehr schlimm: eingeladen sein,
wenn zu Hause die Räume stiller,
der Café besser
und keine Unterhaltung nötig ist.

Am schlimmsten:
nicht im Sommer sterben,
wenn alles hell ist
und die Erde für Spaten leicht.

Qué es lo grave 

Cuando no sabes inglés

y oyes mencionar una buena novela policial inglesa

aún no traducida a tu idioma.

Cuando el calor aprieta

y ves un jarrón de cerveza helada

que no te puedes pagar.

Que se te ocurra un pensamiento nuevo

y no puedas empaquetarlo en un verso de Hölderlin,

como suelen hacer los profesores.

Cuando en un viaje nocturno

oyes el batir de un oleaje,

y admites que así las olas baten siempre.

Es muy grave que te inviten, cuando

en casa los ambientes son más apacibles,

el café sabe mejor

y ningún interlocutor te hace falta.

Es gravísimo:

No poder morir en el verano,

cuando todo queda envuelto en luz

y la tierra cede blanda al empuje de la pala.-

Schöne Jugend

Der Mund eines Mädchens, das lange im Schilf gelegen hatte,
sah so angeknabbert aus.
Als man die Brust aufbrach, war die Speiseröhre so löcherig.
Schließlich in einer Laube unter dem Zwerchfell
fand man ein Nest von jungen Ratten.
Ein kleines Schwesterchen lag tot.
Die andern lebten von Leber und Niere,
tranken das kalte Blut und hatten
hier eine schöne Jugend verlebt.
Und schön und schnell kam auch ihr Tod:
Man warf sie allesamt ins Wasser.
Ach, wie die kleinen Schnauzen quietschten!

Bella juventud

La boca de una chica tumbada entre los juncos durante mucho tiempo,

se veía tan mordisqueada…

Cuando se abrió el tórax, el esófago estaba muy perforado.

Finalmente en un hueco debajo del diafragma

se encontró un nido de ratas jóvenes.

Una de las hermanitas estaba muerta.

Las otras vivían del hígado y riñón,

bebían la sangre ya fría y pasaron allí

una hermosa juventud.

Y también su muerte les llegó rápida y bella:

Todas fueron arrojadas al agua.

¡Ay, cómo chirriaban los pequeños hocicos!

El comentario  a “Bella juventud”:

El poema temprano de Gottfried Benn “Bella juventud” del ciclo denominado Morgue (1912) describe un caso excepcional de la práctica anatómica, el caso de un cadáver viviente [1]. El cuerpo que observamos ofrece un aspecto interior saludable durante la autopsia.
[1] Cabe entender “un cuerpo lleno de vida”, pero el original de este comentario es tan inequívoco, que parecía una ofensa pretender mejorarlo.
La experiencia, escalofriante y extraordinaria, es referida a lo largo del poema en tiempo pasado. Mientras tanto, en contraste con el shock, el informe que relata el poema afirma la indiferencia ante la persona  de la que se habla.. La medida libre de los versos habría permitido mencionar la boca de “la niña”, precisamente la boca de esta y ninguna otra persona. Pero el poeta elige el artículo indefinido y describe la boca de “una niña”, cualquier joven, no la primera o la última que termina en el salón donde se exponen los cuerpos muertos, y con esa generalización arriesga violar la lógica de su relato.
Hablando estrictamente, el tiempo presente es el adecuado para la caracterización de una situación impersonal y típica: “La boca de una niña que ha estado acostada en los juncos durante mucho tiempo parece mordisqueada”. Benn buscaba ambos efectos: el incidente común y corriente, y el inusual. Por un lado, el suceso debía parecer lo más espectacular posible, y por otro lado, ser tan trivial que la niña muerta no fuese algo especial, incluso dentro de la peculiaridad individual de su estado de descomposición.
Pero la incertidumbre estilística del comienzo, sin embargo, indica que es difícil prescindir de la perspectiva humana. Solo después del segundo verso, el poeta logra negar completo al ser humano.  A partir de ahí, la mujer muerta solo aparece en detalles: el tórax, el esófago, el diafragma. El cuerpo sirve como una forma hueca para una descripción eficaz. Limpiamente, mientras el anatomista va exponiendo el interior, el médico y el poeta descifran la diversidad de significados de su lenguaje. Con la información objetiva de que el tórax ha sido violentado e invadido, se ha roto y con el uso altamente artístico de las palabras “Laube” (glorieta,  aquí “hueco”) y “nido”, aparecen asociaciones con una violenta irrupción en un espacio de paz y en un interior íntimo.
En el sexto verso, el poema alcanza su ápice: “Una de las hermanitas estaba muerta”, el fruto en el cuerpo de la niña visto como una rata muerta, el embrión humano en forma de rata junto a sus congéneres. Con el anuncio de este hallazgo aparece la referencia al destino. Bajo el título de”Hermosa juventud”, el embarazo y la muerte en el agua de la niña se hermanan sin necesidad de comentarios.
En las siguientes seis líneas finales, vale aún la pena mencionar el caparazón humano porque alimentó y albergó a las alimañas. En consecuencia, la compasión no se aplica en última instancia a la mujer que se había ahogado, sino a las ratitas que chillaron cuando las arrojaron al agua.
El poema va adelante con todo el vigor de su radicalismo expresionista, pero atestigua a la vez la voluntad de un ideal clasicista de perfección: el exterior humano como una larva o máscara del interior bestial; el lamento por los muertos como un réquiem por las ratas. El pequeño defecto de la primera oración (versos 1 y 2) solo revela que el efecto de choque de la perversión no produce una acusación social, sino tan solo la perfección formal, el cinismo perfecto. Aquí, constatada con una irritación notable, la decisión se toma a favor de la inhumana neutralidad.
Aunque la situación requería que el cuerpo de la joven intercediera en favor de la persona, los muertos solo tienen valor como un detalle formal. Su único significado es, tradicionalmente,  haber sido un contenedor.-

Sibylle  Wirsing

Nota del compilador: Con un poco de suerte y paciencia, si clicamos sobre estos titulares en letra morada o lila pueden llegar a abrirse los respectivos ensayos y notas. ¡A intentar!

Zum 60. Geburtstag des Autors:

Carl Werckshagen: Gottfried Benn 60 Jahre
Schleswig-Holsteinische Volks-Zeitung, 27.4.1946

Zum 70. Geburtstag des Autors:

Max Rychner: Gottfried Benn
Die Tat, Nr. 120, 3.5.1956

Zum 80. Geburtstag des Autors:

Adolf Muschg, Jürgen P. Wallmann, Edgar Lohner: Abschied von Gottfried Benn?
Die Tat, 29.4.1966

Zum 10. Todestag des Autors:

Jürgen P. Wallmann: Kunst als metaphysische Tätigkeit
Die Tat, 2.7.1966

Zum 90. Geburtstag des Autors:

Peter Rühmkorf: „Und aller Fluch der ganzen Kreatur“
Frankfurter Allgemeine Zeitung, 19.6.1976

Jürgen P. Wallmann: „Der Ruhm hat keine weissen Flügel“
Die Tat, 30.4.1976

Zum 20. Todestag des Autors:

Gert Westphal: Gottfried Benn – nach zwanzig Jahren
Neue Zürcher Zeitung, 23.7.1976

Zum 100. Geburtstag des Autors:

Albrecht Schöne: Gottfried Benn?
Die Zeit, 2.5.1986

Peter Rühmkorf: Gottfried Benn oder „teils-teils das Ganze“
Deutsches Sonntagsblatt, 6.7.1986

Zum 50. Todestag des Autors:

Wolfram Malte Fues: Nur zwei Dinge
manuskripte, Heft 174, 2006

Fakten und Vermutungen zum Autor + Nachlaß + Sammlung 1 + 2

 

Gottfried Benn: Sämtliche Gedichte



 

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: