Saltar al contenido

Carmen Mondragón/ Nahui –Olin. Atalaya del feminismo (1893-1978)

septiembre 26, 2018

nahui_olin foto.jpg

La cruzada del actual movimiento feminista ha aprendido a ocupar espacios públicos y a empuñar palancas de mando. Viene precedida de un lento esmerilamiento del poder masculino y el ocasional estallido de rebeldías individuales. Estas últimas, con réplicas y altavoces en el plano ideológico, continúan eficaces como “propaganda por la acción” o por la resistencia. A veces, cuando el hecho retador fracasa,  asumen la tragicidad de la autoinmolación ejemplarizadora. Este es el caso de Soledad Rosas. Otras prefirieron morir en el combate callejero o ejecutadas tras un juicio sumario. Pocas tuvieron la constancia de reincidir tras el confinamiento en Nueva Caledonia: Louise Michel. A muy pocas les fue otorgado el sino de sostener con el cuerpo, el fervor y la misión artística un estilo de vida libertario que ha sido simultáneamente,  en partes variables, fugaz y exitoso. En América citaríamos como ejemplos a Frida Kahlo y a María del Carmen Mondragón, apodada “Nahui-Ollin”.

Alguna vez pareció que Nahui-Olin tendría la vida perdurable del mito al mismo nivel de Frida Kahlo, Antonieta Rivas Mercado o Tina Modotti. Los elementos estaban allí y sin embargo nada de esto ocurrió. Un misterio más entre los muchos que rodean a esta fascinante mujer, quizá más trágica aun que sus contemporáneas. A ellas está ligada por varios vínculos: fue la única modelo a la que Diego Rivera pintó a lo largo de treinta años, la amiga de Tina retratada varias veces por Edward Weston, la esposa de Manuel Rodríguez Lozano, el gran amor de Antonieta.

Nahui-Olin-Carmen-Mondragón-1925.jpg

Nacida en el seno de una familia porfiriana, hija del General Manuel Mondragón, destacado militar mexicano y uno de los protagonistas del golpe a Madero durante la Decena Trágica, pasó parte de su juventud en Francia y gozó de una educación privilegiada. Escribió, pintó, dibujó, tocó el piano, compuso y modeló, publicando varios libros entre los que destacan Óptica cerebral. Poemas dinámicos (1922), Câlinement je suis dedans (1923),  À dix ans sur mon pupitre (1924), Nahui-Olin (1927) y Energía cósmica (1937), los cuales nunca fueron reimpresos o reeditados, y dejando dos libros inéditos, Una molécula de amor Totalidad sexual del cosmos, escritos entre 1924 y 1927.
Su libro À dix ans sur mon pupitre, se compone de textos que escribió con no más de diez años de edad en sus cuadernos escolares y es sin duda uno de los trabajos que demuestran su precoz sensibilidad y capacidad literaria. En Energía cósmica se ven aplicados sus conocimientos sobre los descubrimientos científicos de su época y el impacto de los mismos sobre  su propia interpretación del mundo de los sentimientos y las ideas. Con ello crea un puente entre ambas dimensiones y refleja su gran interés por el campo de la ciencia. Con óptica de lega y reflejos de un cierto panenteísmo místico finisecular en boga antes de terminar el siglo XIX, escribe sobre la relatividad –reciente teoría de Albert Einstein–, la materia, la energía, el movimiento, la radiactividad, las matemáticas, el tiempo, el espacio, el infinito, el cosmos, la vida y la muerte.

Su pintura –clasificable como art naïf– retrató a sus gatos, a su padre, a sus amigos y escenas del México de su tiempo como salones de baile, mercados y pulquerías, sugiere una crítica a las costumbres patriarcales de su tiempo. Fue además una de las primeras mexicanas en hacerse autorretratos, especialmente escenas de encuentros amorosos y sexuales. Fue también modelo de varios artistas como Rivera, y Dr. Atl, y otros pintores y fotógrafos como Antonio Garduño, Roberto Montenegro, Jean Charlot y Edward Weston.

El erotismo que inunda su poesía, su prosa y su pintura, provenía de una fuerza vital interior, un flujo activo que corría libremente, impregnándolo todo con el roce de sus manos. Fue esto lo que le ganó la fama de “loca” con la que gozó toda su vida, pues, mientras muchas otras artistas tuvieron que contener su sexualidad para ganarse la atención de quienes escriben la historia y un lugar en el escenario artístico de su época, Nahui-Olin (apodo que le adosó el Dr Atl) no solamente la aceptó, sino que la exhibió pletóricamente a lo largo de su vida y su obra y la convirtió en algo propio, en algo natural y femenino. Pulsión de vida que inunda su pintura y su poesía. Nahui no era solamente objeto de deseo, era la personificación del deseo mismo.

 “Nahui se asume sexualmente en un país de timoratos y de hipocritones. Su gusto por los hombres no la avergüenza, al contrario, su tez blanca, sus inmensos, inquietantes ojos verdiazul, sus caireles la hacen parecer un ángel prestado a la tierra. Es una hada, es champagne espumante, es un Botticelli oloroso a nardos, a jazmines, a azucenas. En realidad, tras la apariencia sobrenatural acecha una corriente magnética, la descarga de un pelotón de fusileros, la luz de cien faroles de una noche de ronda.” [Elena Poniatowska en su texto “La pasión según Nahui Olin: Cariñosamente dentro de su cuerpo”].

Casada joven con  el militar y pintor Manuel Rodríguez Lozano, cuando su padre fue enviado a Europa por el presidente Victoriano Huerta, la pareja se embarcó a Francia y después a España, donde se relacionaron con artistas como Picasso, Braque, Diego Rivera, Matisse, entre otros. Se separarían poco después de su regreso a México, seis años después de haber contraído matrimonio. Fue entonces cuando ella conoció a su primer gran amor, Dr. Atl, quien describió el encuentro en su Diario, resaltando la fecha del 22 de julio de 1921: “Entre el vaivén de la multitud que llenaba los salones se abrió ante mí un abismo verde como el mar, profundo como el mar: los ojos de una mujer. Yo caí en ese abismo […] ¿Cómo es posible que en un hombre como yo pueda encenderse una pasión con una tal violencia?”.
La pareja vivió durante un tiempo en el ex Convento de la Merced, siéndoles suficiente una tabla de madera por cama y saliendo a escribir y pintar a la azotea. Este sería el período más productivo para ella,  durante el cual se incrustaría en el medio artístico de la Ciudad de México, conociendo y asistiendo a reuniones con personalidades como Tina Modotti, María Izquierdo, Guadalupe Marín, Orozco, Siqueiros y Salvador Novo, entre otros. Es entonces cuando publicó la mayor parte de sus libros y realizó la mayor parte de sus cuadros. “Mi nombre es como el de todas las cosas: sin principio ni fin, y sin embargo sin aislarme de la totalidad por mi evolución distinta en ese conjunto infinito, las palabras más cercanas a nombrarme son NAHUI-OLIN. Nombre cosmogónico, la fuerza, el poder de movimientos que irradian luz, vida y fuerza. En azteca, el poder que tiene el sol de mover el conjunto que abarca sus sistema.”

Finalmente, durante un viaje a España, Nahui conoció al capitán Eugenio Agacino, su último gran amor, con quien hizo viajes a Cuba, Nueva York, Francia y España. Después de que éste falleciera trágicamente a causa de una intoxicación en altamar, el día 24 de diciembre de 1934, ella se retiró de la vida pública, recluyéndose para dedicarse a su arte en soledad.
Algunas muestras de su escritura : ¿QUIÉN TE AGITA?

–¿Quién te agita, oh, espíritu mío? ¿Es el amor? Es la sed feroz de comprender, de saber más hasta llenar el inmenso vacío, hasta sobrepasarlo completamente. Tú amas, tú crees amarlo todo y nada te basta. Quieres sumergirte en los pensamientos de Pascal, Voltaire, Renan, Platón y Aristóteles para saciar tu razón, para practicarla, para engrandecerla, para animarla de una vida que le es necesaria, para demostrarle que el pensamiento humano es infinito, que ella puede seguir aprendiendo, sabiendo, sintiendo, razonando, que nada le bastará, y que al final de mi carrera no habrá aprendido, sabiendo lo que habría podido aprender. Quiero vaciar en mí misma hasta los últimos jugos de las bellezas del arte de las obras humanas; sí, quiero sentir lo que todos han sentido. Después de haber aprendido hay que aprender siempre. Me moriría de dolor si se me privara de esta vida intelectual, de toda fuente de filosofía, poesía, juicio, estudio, razonamiento; seguramente moriría disecada como una planta sin aire.–

À dix ans sur mon pupitre

-o-

BAJO LA MORTAJA DE NIEVE DUERME LA IZTATZIHUATL EN SU INERCIA DE MUERTE

Bajo la mortaja de leyes humanas, duerme la masa mundial de mujeres, en silencio eterno, en inercia de muerte, y bajo la mortaja de nieve– son  la Iztatzihuatl,
en su belleza impasible,
en su masa enorme,
en su boca sellada
por nieves perpetuas,–
por leyes humanas.–
Mas dentro de la enorme mole, que aparentemente duerme, y sólo belleza revela a los ojos humanos, existe una fuerza dinámica que acumula de instante en instante una potencia tremenda de rebeldías, que pondrán en actividad su alma encerrada, en nieves perpetuas, en leyes humanas de feroz tiranía.– Y la mortaja fría de la Iztatzihuatl se tornará en los atardeceres en manto teñido de sangre roja, en grito intenso de libertad, y bajo frío y cruel aprisionamiento ahogaron su voz; pero su espíritu de independiente  fuerza, no conoce leyes, ni admite que puedan existir para regirlo o sujetarlo bajo la mortaja de nieve en que duerme la Iztatzihuatl en su inercia de muerte, en nieves perpetuas.–

Óptica cerebral. Poemas dinámicos.

-o-o-

SUPREMO EGOÍSMO

El egoísmo supremo es el inagotable deseo, la ambición desmedida del vivirse en el aislamiento, supremo egoísmo–Satisfacción cerebral.–
No hay nada más interesante que el mundo que llevamos dentro–no hay nada más ilimitado que nuestro espíritu, y no debemos buscar ninguna otra fuerza o potencia para vivir o para producir: hay que fecundar en sus propias entrañas y dar a luz.–
Pretender obtener de todas las cosas fuerza, y expresarla, es impotencia, debilidad, nulidad.–
Bastarse a sí mismo es la eliminación de toda necesidad–la solución del problema intelectual.–
Soledad, magnitud donde sólo uno se escucha, donde no subleva el ruido de la matraca impertinente y absurda de la pobre humanidad que de uniformadas y mezquinas opiniones vive, aturdiéndose de trágicas risas nerviosas, nacidas del terror de mirar el propio vacío, la nada que cada uno significa,–cadáveres flotantes antes de la podredumbre misma del pellejo.–

Unas citas remarcables:

«De que Nahui Olin tenía el mar en los ojos no cabe la menor duda. El agua salada se movía dentro de las dos cuencas, y adquiría la placidez del lago o se encrespaba furiosa tormenta verde, ola inmensa, amenazante. Vivir con dos olas del mar dentro de la cabeza no ha de ser fácil».
—Elena Poniatowska

«Nahui era de esas personas, como Frida, que se desconocen, que no se encuentran, que no saben quiénes son, que se fotografían y autorretratan para verse a sí mismas».
—Andrés Henestrosa

«La nahuimanía reemplazará a la fridomanía. Habrá postales, camisetas y gorras con las iniciales N.O., líneas de perfumes y productos de belleza»
—José Emilio Pacheco

«Rubia, con una cabellera rubia y sedosa atada sobre su faz asimétrica, esbelta y ondulante, con la estatura arbitraria pero armoniosa de la Venus naciente de Boticelli. Los senos erectos bajo la blusa y los hombros ebúrneos, me cegó en cuanto la vi. Pero sus ojos verdes, me inflamaron y no puse quitar los míos de su figura en toda la noche. ¡Esos ojos verdes! A veces me parecían tan grandes que borraban toda su faz. Radiaciones de inteligencia, fulgores de otros mundos. ¡Pobre de mi!»
—Dr. Atl

 Se rebeló contra el rol destinado para su género. “Las mujeres”, escribió, “son flores sin savia, flores para macetas”, ese es el “cáncer con que nacemos, estigma de mujer aprisionada y reprimida por los poderes religiosos y paternos”. Aunque no fue su objetivo, su lugar en la historia del avance y reconocimiento de los derechos de las mujeres es innegable.-

Fuentes de consulta:

Documental https://www.youtube.com/watch?v=94MEFGjB7gA
Pág de arte y escritos [clic] http://arteyescritos.tumblr.com/post/46350387955/nahui-olin-desdicha-y-esplendor

ch – 26.9.2018



 

Anuncios

From → Uncategorized

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: