Saltar al contenido

Palast Orchester Berlin y Max Raabe

Max Raabe singt mit dem Raaben

A veces da alegría liberarse a bajo precio de un error. Juzgando, apresurado, los títulos de su repertorio, viví años en la creencia de que la “Palast Orchester” era un conjunto musical de la época de Weimar. Debo a Mercedes Alsina (Matahari) la comprobación de que se trata de un grupo orquestal alemán formado en 1986 en Berlín al estilo de otros similares de los años 1920 y 1930. Su repertorio abarca canciones cabareteras, folclóricas y melodías de entretenimiento  tanto de la época weimariana como estadounidenses.

Alte Lieder
El grupo se formó en la Universidad de las Artes de Berlín por Max Raabe y varios compañeros del centro. En los primeros años, los miembros tocaban con instrumentos que Raabe compraba en mercadillos de la zona. A lo largo de un año, los integrantes estuvieron trabajando para conseguir todo el material que necesitaban para las interpretaciones.
En 1987 hicieron su primer concierto en público en el Teatro de Danza de Berlín como teloneros durante un segundo acto. La recepción por parte de los asistentes fue tan entusiasta que el público abandonó la sala de baile para escucharles en el vestíbulo. Cinco años después publicaron su primer hit: Kein Schwein ruft mich an. [“Ningún cerdo me telefonea – ninguna chancha quiere estar conmigo”].
En 2005 debutaron en el Carnegie Hall, y dos años después volvieron a actuar. En 2008 publicaron su álbum: Heute Nacht oder nie – Live in New York, con el concierto en directo. En marzo de 2014 actuarían por tercera vez.
Los miembros son en su mayoría hombres, con la única excepción de las violinistas, mujeres desde el origen de la orquesta.
Parte del repertorio de Palast Orchester son versiones como homenajes a compositores de la extinta República de Weimar como: Walter JurmannFritz RotterWill MeiselCharles AmbergGünter SchwennAdolf Steimel y Ralph Maria Siegel. También son habituales las piezas musicales populares alemanas y estadounidenses con estilo vintage, y versiones de otros cantantes como Britney Spears,Tom Jones y Salt-N-Pepa entre otros.

Escribe un cronista en inglés:

In reality, nowadays Max Raabe should be considered a freak; he is always polite, dresses only in dapper suits and is quite the old-fashioned gentlemen. Even his songs are in the style of the Twenties and consequently stand out in today’s musical landscape. Yet that is precisely what makes him so popular with everyone: the music of the ‘Golden Twenties’ is timeless.
In 2001 Britney Spears’ lascivious hit Oops, I did it again seemed to be a one-summer wonder. But then Max Raabe did his own cover version, took out the electronic drums and the synthesiser and orchestrated the song with loads of horns, violins, a banjo and a clarinet. In what other pop song nowadays do you get to hear a clarinet? A couple of tricks later and the girlie-song has a coating of that most glamorous of eras: the Golden Twenties, a short period when art, culture and science flourished in Germany. Above all, the 46-year old sings the girlish words in a nasal, old-fashioned, American accent as if he had just come from filming F. Scott Fitzgerald’s The Great Gatsby. And Germans just love it. Max Raabe and his Palast Orchester are a German pop phenomenon and are in complete contrast to a Kraftwerk or a Rammstein, because they look backwards into the past.
The slender Max Raabe could easily pass for one of the gentlemen from the Comedian Harmonists sextet, a Berlin vocal ensemble who warbled various hits from 1927 to 1935. And he certainly sets himself out that way: he always has pomade in his hair, wears a tailcoat, and raises his eyebrows meaningfully as if fresh out of a silent film. Whilst performing, he often leans against the grand piano and looks around laconically. Max Raabe has written many songs in a Twenties and Thirties style, but does not look down on covering songs such asSuper Trouper by Abba, Tainted Love by Soft Cell or even Angel by Shaggy.
Max Raabe was born in 1962 in Lünen, Westphalia, and was christened Matthias Otto. He went to the big city of Berlin in 1986 and has not left since. He wanted to be a singer and trained as an opera singer (baritone) at the Hochschule für Opernsänger. He founded the Palast Orchester with fellow students and initially re-produced old shellacs, the old rubber-coated gramophone records of the Fifties. The group’s first major performance was in the foyer of the Berliner Hochschule der Künste.
Wedding Serenade for Marilyn Manson
The Palast Orchester made its breakthrough in 1992 with Raabe’s own composition, an intentionally jokey song entitled Kein Schwein ruft mich an, the rather stroppy song seemingly hitting a nerve with the public. Max Raabe appeared briefly in Sönke Wortman’s film Der Bewegte Mann (1994) and in his version of the German comedy classic Charley’s Tante (1997). Up til now, however, the highlight of Raabe’s career has been a concert in New York’s Carnegie Hall in October 2007. After more than 20 albums, Max Raabe can now be considered a world star. There are tours to Japan, Russia and America. Goth-rocker Marilyn Manson is one of his fans – he asked Max Raabe and his Palast Orchester to play at his wedding to Dita van Teese.
With a song repertoire from the Weimar period – tangos, hits, jazz – Raabe is perhaps the most successful product of a wave of nostalgia that began sometime at the start of the Nineties with German chansoniers such as Tim Fischer and the actor/singer Ulrich Tukur. Attendance at dance schools went up sharply, and in 1992 the Wintergarten Varieté opened up in Berlin as an homage to the original ‘Wintergarten’ of the Weimar period. The Varieté, music hall theatre closely aligned to circus, meant artistic, dance, acrobatic and musical performances, with a touch of class.
It is difficult to work out where this fascination with nostalgia came from. In France chansons remain popular with young people, but Germany does not have this sort of tradition. The simplest explanation: swing, with its syncopated rhythms, appears to be timeless. At the Eurovision Song Contest in 2009 Germany went for a retro sound with the musicians Alex Swings Oscar Sings!, after it’s all-female group, No Angels, came off so badly in 2008. You don’t have to like light entertainment music,  however it is difficult to say anything against it. There is even an online radio programme dedicated to it: Weimar Rundfunk only broadcasts music from the Weimar period.
Yet Raabe and his cute style are also presentable, a kind of ‘everyone’s darling’. He plays benefit concerts such as “Tu was!” or moderates the festive Berlin Operngala for AIDS-charities, following in the shoes of German humorist Vicco von Bülow, alias Loriot. Max Raabe likes the “intelligent form of banality” as he describes it in an newspaper interview, the “art of deflection”. Quite independently of this, the songs from the Weimar period all contain a good dose of black humour, particularly those of Cole Porter, the American musical composer so admired by Raabe. The hit songs of the Twenties were not created to change the world, they are simply there to haul people out of their miserable reality, says Raabe. Nothing else. Which is how Eric Cruz from Norway, who founded the very first Max Raabe fan club on Facebook, sees it: “It sounds clean, fresh and accessible. I believe that this music is this popular simply because all the melodies sound so familiar.”
Max Raabe knew early on that he wanted to become a singer. Enamored first of Wagner and Beethoven, then of the music of the roaring ’20s, he spent seven years at the Berlin University of the Arts studying to become an operatic baritone.
To help finance his studies, Raabe founded the “Palace Orchestra” with 11 other students in 1986. After a year of rehearsals, their first performance in the foyer of Berlin’s Theaterball proved such a success that they had to repeat the program. Then, in 1992, Raabe’s breakthrough lament, “No One Ever Calls, No One Has a Care for Me,” became so popular that it led to solo and orchestral performances on stage, screen, and television.
Raabe first performed in the United States in 2004 when he and his piano player wowed 600 people at UCLA. After a performance by Raabe and the entire orchestra the following year in Zankel Hall, the two-CD live recording of their 2007 visit to Carnegie Hall’s Stern Auditorium / Perelman Stage further cemented their reputation.

Video Konzert 2018 https://www.youtube.com/watch?v=M2P5H0wMR3M

Raabe recently chatted with Jason Victor Serinus by phone from Germany about his music and his anticipated return with the Palast Orchester to Carnegie Hall..
JVS: What specifically attracts you to the pop music of the 1920s and ’30s from America and the Weimar Republic?
MR: There is a special humor in these songs, a very sarcastic and black humor that has double meaning. And yet the compositions are so elegant. It’s nice to wear a tuxedo and to sing sarcastic things.
JVS: Why do you think this music is so popular now?
MR: I think people want this kind of elegance. You wouldn’t ask me these questions if I had an orchestra that plays music by Haydn or Brahms or Schubert.
JVS: What does elegance signify for you?
MR: My mother always took care to behave in a correct way at the table, or to open the doors, or to help [someone] into a coat. On my mother’s side, the older sons were always farmers, and the younger sons were always in the military or in very noble horse regiments of Kaiser Wilhelm. There was a culture of how to behave.
JVS: And you sing some very elegant, naughty songs in which people misbehave. But some of the American songs you do, such as “Cheek to Cheek” and “Singin’ in the Rain,” don’t seem to be sarcastic songs with black humor.
MR: No. These are elegant, charming songs. I’m talking about the lyrics of Cole Porter, for example. They have a special humor. As we call it here in Germany, it’s typical Jewish humor. That ends in 1933, of course. But this humor is why the music of the Weimar Republic is my favorite kind of pop music.
JVS: Jerome Kern and Irving Berlin were Jewish. But Cole Porter wasn’t, was he?
MR: But he said, “I am writing Jewish music.”
JVS: I saw part of the PBS broadcast where you speak about wanting to do music by Jewish composers, and reference what happened during the Third Reich. What does it mean to you to sing so much music by people who were suppressed, killed, or forced to emigrate?
MR: I have to say that I sing these songs because they are so brilliant. I realized later that these songs were written by Jewish composers. That is important to know. But I sing the songs because of the quality of the music. I perform a lot of wonderful songs that were written by non-Jewish composers. But my favorites, I realized after awhile, are written by songwriters who are Jewish.
JVS: So you’re not trying to make any kind of political statement by singing these songs?
MR: No. That is not my role. The reason for bringing songs on stage is that they are good: that is the only reason.
JVS: Did you find your style early on, or did it take a number of years?
MR: I found it very early. I learned a lot from listening to recordings of the way I was singing, and [adapted] to make it clearer and higher. It changed a lot, but the roots were there from the beginning.
JVS: Did you sing as much in falsetto back then?
MR: Now I do it more. This mixture of singing very low and very high is a new way to play with the instruments, like a cat on the roof.
JVS: Were you surprised by the reaction when you began performing in the United States?
MR: I’m not surprised, but I’m always thankful because we work a lot. We aren’t lazy; we’re always looking forward to finding new songs and new effects when we’re onstage. To find an audience for music that is 80 years old is still a miracle to me. It’s the greatest gift I can get, to bring this music to the stage: the music I love: and see that other people love it, too.

Video Gran concierto https://www.youtube.com/watch?v=k0lsG3RZYZs

Para lectores y estudiantes del idioma alemán reproducimos una información condensada:

Das Berliner Palast Orchester  spielt vorwiegend Schlager-, Tanz- und Unterhaltungsmusik der 1920er- und 1930er-Jahre. Das Orchester wurde 1986 von zwölf Musikstudenten gegründet und stand zunächst unter der musikalischen Leitung von Michaela Hüttich. Man nahm sich dabei die Tanzorchester der zwanziger und frühen dreißiger Jahre zum Vorbild. Sänger Max Raabe wurde später auch der Leiter des Orchesters.

Den Durchbruch schaffte das Orchester 1994 durch die Mitwirkung im Film Der bewegte Mann und das dort gespielte Lied Kein Schwein ruft mich an. Seither folgten zahlreiche Tourneen durch Deutschland, Österreich, die Schweiz, die Niederlande sowie 2004 nach Italien und in die USA und 2007 nach Japan.

Dazu kamen Auftritte bei großen Bällen wie dem deutschen Bundespresseball, dem Wiener Opernball 2000 und eine eigene Palast-Revue, die im Berliner Wintergarten, in der Alten Oper Frankfurt, im Deutschen Theater München und im Wiener Ronacher gezeigt wurde. In Summe kommt das Orchester auf über 200 Aufführungen im Jahr. Ergänzt wird das Programm durch zahlreiche CD-Aufnahmen.

Das Repertoire des Orchesters umfasst Schlagerkompositionen der 1920er- und 1930er-Jahre, die weitgehend in Originalbesetzung gespielt werden. Darunter Veronika, der Lenz ist da von Walter Jurmann und Fritz RotterEin Kuß nach Ladenschluß (Will MeiselCharles Amberg, Günter Schwenn) oder Die Männer sind schon die Liebe wert (von Adolf Steimel und Ralph Maria Siegel). Das Orchester spielt auch Neukompositionen (z. B. Kein Schwein ruft mich anKlonen kann sich lohnen) und Coverversionen aktueller Titel (z. B. von Britney Spears oder Shaggy) im 1920er-Jahre-Stil.

Bei manchen Liedern singen auch diverse der männlichen Mitglieder mit. Das weibliche Mitglied wechselte mehrfach: Nach Michaela Hüttich, Kaja Kürer (heute Beringer, (1989–1997)), Emily Bowman (1998–2000) und Hanne Berger (2001–2007) übernahm im März 2007 Cecilia Crisafulli die Violine.

Quellen: Wiki und Werbungsprogramme



 

Anuncios

Das muss ein Stück vom Himmel sein (Heurigenlied)

   

Das muss ein Stück vom Himmel sein (Heurigenlied)

La auténtica taberna vienesa Heurige, en la que sirven exclusivamente vino vienés, se reconoce por las ramas de pino silvestre colgantes y la inscripción “Ausg’steckt“ que indica que el local está abierto.
La palabra “Heuriger“ no sólo se refiere al local mismo, sino también al vino de la última cosecha que tradicionalmente puede llevar este nombre hasta el 11 de noviembre (San Martín). Además del agradable vino de la casa, las tabernas vienesas Heurigen sirven a sus clientes también buenos vinos de botella que reflejan la variedad y el clima especial de Viena así como la cultura de la buena mesa correspondiente. Y a veces, con un poco de suerte, se oye en los jardines apacibles o en el interior acogedor de la taberna música en vivo … (Quizás algún aprendiz de alemán quiera trasladar estos dos párrafos a dicho idioma. No creo que el maestro o profesor exija que lo diga en dialecto vienés. Un ejemplo de transcripción de esa variante dialectal se encuentra más abajo, con el Fiakerlied, donde un cochero de los famosos fiacres o carruajes tirados por caballos que aún circulan por Viena se presenta y relata  vivencias de su oficio).

   

Existen hermosas canciones dedicadas a cada una de las regiones de Austria (Österreich o Oesterreich), y a su capital federal Wien. Una de ellas es la más conocida, cantada por Fritz Wunderlich y otros tenores, que comienza con los versos “Wien, Wien, nur du allein – sollst stets die Stadt meiner Träume sein…”. Muy popular también es aquella cuyo refrán se inicia así: “Das muß ein Stück vom Himmel sein – Wien und der Wein, Wien und der Wein…” – que se escucha en escenas memorables del film “Der Kongress tanzt”, donde se toma un poco en solfa el célebre Congreso de Viena  (18.9.1814–9.6.1815) que intentó recomponer el bazar europeo tras el paso del tropel napoleónico.

Sin entrar en más consideraciones históricas ni dilucidaciones de detalle pues hoy preferimos acompañar esos versos cantados al son de una arrebatadora música, suministramos los textos y algunos links a videos que YouTube permita mantener en esta vocacional cartelera. Viele Freude und auf gut’ Glück !!

W.Fritsch y P.Hörbiger https://www.youtube.com/watch?v=Y-Iqnqipza8 con fotogramas
Conny Froboess https://www.youtube.com/watch?v=4Y4YphpEa6Y
Gassenhauer, Paul Hörbiger https://www.youtube.com/watch?v=1WQl_NB1F9k
Orch. Helmut Zacharias https://www.youtube.com/watch?v=R5uwl3r2S3Q

 

Mein Liebesbekenntnis zu meiner Stadt und zu unserer Heurigenkultur !!  – Peter Alexander https://www.youtube.com/watch?v=CCZMLPC-Krc
Coro mixto https://www.youtube.com/watch?v=M4JHB59vKwQ
Anno dunnemals https://www.youtube.com/watch?v=3NhMiK0WiBg  City-Singers
1931 F.Völker, Tenor  https://www.youtube.com/watch?v=ZNcM9vANydU
Marcel Dumont, en francés https://www.youtube.com/watch?v=da15aUbdv5Q Ville d’amour
Wenn Du verliebt bist
Und weißt nicht wohin
Dann gibt’s nur eine Stadt
Die hat was keine hat.
Die liegt im Herzen
Der Welt mitten drin,
Hast du ein’ Rausch mal dort,
Weißt du’s sofort:
Das sind die alten
Geschichten von Wien,
Frag’ nur ein Wiener Kind,
Wo sie zu hören sind.
Geh’ vor die Stadt,
Wo die Kirschbäume blüh’n,
Und jedes Bauernhaus
Plaudert’s dir aus:
Das muß ein Stück vom Himmel sein
Wien und der Wein, Wien und der Wein,
Das ward auf Erden nicht erdacht,
Denn das ist so himmlisch gemacht.
Sitzt man verträumt in Wien beim Wein,
Und nicht allein, dann sieht man’s ein:
Das muß ein Stück vom Himmel sein
Wien und der Wein, Wien und der Wein.

 

Drehorgel, Leierkasten, organillo https://www.youtube.com/watch?v=EFOED62u2_8 

Fiakerlied

  1. I führ’zwaa harte Rapp’n, mei Zeig, des steht am Grab’n.
    A so wie de zwei trab’n, wern’s net viel g’sehen ham,
    A Peitsch’n, na, des gibts net, o Jessas, nur net schlag’n!
    Das höchste war a Schnalzer, sonst z’reissn’s ma den Wag’n.
    Vom Land zum lrrenhaus fahr’ ich’s in zwölf Minuten hin,
    mir springt kaans dreine in Galopp, da geht’s nur allweil trapp, trapp, trapp.
    Und wann ich’s siach so schiess’n, do g’spür ich’s in mir drin,
    dass i di rechte Pratz’n hab’, dass ich ein Fiaker bin!
    A Kutscher, das kann jeder wer’n, aber fahr’n, des können’s nur in Wean!
    Refr: Mei Stolz is, i bin halt an echt’s Weaner Kind, ein Fiaker wie man’ net olle
    Tag find’. Mei Blut is so lüftig, so leicht wia der Wind, aber i bin hoilt (Pfiff)
    ein echt’s Weaner Kind.
2. Ich bin bald sechzig Jahr’ alt, vierz’g Jahr steh’ i am Stand,
der Kutscher und sei Zeigl, war’n allweil fein beinand
Und kommt’s einmal zum Abfahr’n, und werd’ ich dann begrab’n,
so spannt’s mer meine Rapp’n ein und führt’s mich über’n Grab’n.
Da lasst’s ihr’s aber laufen, führt’s mich im Trab hinaus,
i bitt’ mer’s aus, nur net im Schritt, nehmt’s meinsweg’n auch a Kreuzung mit.
Das ist ein Muss, das Umzieh’n ins allerletzte Haus
und d’Leit, die soll’n nur merken, an Fiaker führ’ mer raus.
Und auf mei’m Grabstein, da soll steh’n — damit die Leut’ auch deutlich seh’n:
Refr: Sein Stolz war, er war halt an echt’s Weaner Kind, ein Fiaker wie man’ nicht
alle Tag find’. Sei Bluat war so lüftig, so leicht wie der Wind, (Pfiff)
aber er war hoit (Pfiff) ein escht’s Weaner Kind.

A escuchar, leer y cantar! – ch 7.3.2019



 

Esto también fue y es Deutsche Geschichte

 

Kurt Eisner

No tienen fin los sacudones emocionales que sigo percibiendo, a través de relatos de mis padres y fuentes informativas de otra índole, a raíz de sucesos que estremecieron a Alemania apenas acabada la 1ª guerra mundial y ya en vigencia embrionaria la República que tan mal acabaría en 1933. En este caso, este post guarda el poco atractivo color de luto (sin letras ni ilustraciones coloridas) en homenaje y conmemoración del asesinato de una de las personalidades políticas más rescatables de ese turbulento período: Kurt Eisner.

El 7 de noviembre de 1918, en el aniversario de la Revolución Rusa de Octubre, el Consejo de Obreros y Soldados de Múnich forzó al último rey de BavieraLuis III, a su abdicación, tras conocerse las noticias de lo ocurrido en el resto de Alemania después de la revuelta naval de Kiel y la Revolución de Noviembre. Acto seguido, Kurt Eisner, líder bávaro del Partido Socialdemócrata Independiente de Alemania(USPD), declaró a Baviera un «Estado libre» [Freistaat] dentro del contexto de la Revolución de Noviembre en curso en Alemania, como resultado de la cual la dinastía de los Wittelsbach fue destronada y la monarquía bávara quedó abolida. Si bien Eisner postulaba la creación paulatina de un Estado socialista, se distanció de los comunistas alemanes y admitió el respeto al derecho de propiedad, evitando también una revolución violenta como la sucedida en Rusia.
No obstante, en las posteriores elecciones de enero de 1919, el USPD obtuvo una votación bastante menor a la esperada, en tanto que el partido ahora competía con grupos comunistas y anarquistas por la influencia entre las masas, mientras que los núcleos derechistas de Baviera (católicos y antiguos monárquicos) seguían activos. Ante ello, Kurt Eisner planeó renunciar a su cargo pero el 21 de febrero de 1919 murió asesinado en München por un joven oficial de extrema derecha. La muerte de Eisner disparó la tensión política en Baviera y así un grupo de jefes más radicales del USPD proclamó formalmente el 6 de abril de 1919, la «República Soviética de Baviera», presidida por Ernst Toller.
Inicialmente, la República Soviética fue sostenida por miembros de las facciones más próximas al ala anarquista del USPD. Destacó allí la participación del anarquista Gustav Landauer como ministro de Cultura junto al economista liberal Silvio Gesell como ministro de Economía y otros socialistas libertarios, como el poeta y dramaturgo Erich MühsamErnst Toller y Ret Marut (el novelista B. Traven), los cuales dieron al soviet una fuerte dirección ácrata.
Tras apenas seis días, se advirtió que Toller y su facción del USPD carecían de fuerza entre las masas para sostener su régimen, por lo cual los jefes comunistas de Baviera, liderados por Eugen Leviné, tomaron el poder el 12 de abril mediante un golpe de Estado incruento. Pronto Leviné y sus seguidores ejecutaron un plan de reformas políticas y económicas copiadas de la Rusia bolchevique: expropiación de dinero y valores, expropiación de fábricas y entrega de éstas a los obreros organizados en sindicatos, control de los medios de comunicación, dirección gubernamental de la economía local, sustitución de las instituciones políticas (municipios, gobernaciones) por sóviets, etc. Del mismo modo, se ordenó que los particulares entregaran todas sus armas de fuego al gobierno, constituyendo con ello una milicia que Leviné denominó «Ejército Rojo de Baviera» (Bayerische Rot Armee) formado por soldados de la guarnición local afectos al gobierno y por militantes comunistas, socialistas y anarquistas.
Las medidas de Leviné y sus seguidores causaron alarma en Berlín, para lo cual el gobierno de Gustav Noske envió de inmediato 9000 soldados de la Reichswehr destinados a reprimir la sublevación de Baviera. A esta fuerza se unieron unos 3000 hombres del Freikorps ultranacionalista y anticomunista, llegando a formarse con el paso de los días una fuerza de 35.000 hombres, entre soldados regulares y Freikorps.
Temiendo sabotajes y atentados, Leviné ordenó arrestar a un alto número de personajes de la aristocracia y la alta burguesía para que sirvieran como rehenes, pero tras pocos días de proclamar la República Soviética empezó la contraofensiva militar del gobierno.
El gobierno de la República Soviética trató de oponer resistencia armada en diversas localidades, pero fue en vano, ante la superioridad en número y calidad de las tropas con que contaba el gobierno, las cuales pronto entraron en todas las ciudades bávaras a excepción de München. El 29 de abril, en una medida desesperada, Leviné ordenó fusilar a diez rehenes para desmoralizar al enemigo, siendo casi todos los ejecutados militantes ultraderechistas de importancia. Poco después las tropas de la Reichswehr se acercaban a los suburbios de München y el 3 de mayo de 1919 las fuerzas gubernamentales tomaban la capital bávara tras días de combates callejeros que dejaron un millar de muertos en la ciudad. Tras esto, unos 700 militantes comunistas fueron arrestados en toda Baviera, siendo varios de ellos condenados a penas de cárcel o a muerte. Eugen Leviné fue condenado a muerte por fusilamiento y ejecutado en junio de 1919.

Una cita textual de un compañero de Kurt Eisner: “Als Eisner am Vormittag des 21. Februar gegen 10 Uhr vom Ministerium ins Landtagsgebäude ging, um dort den Rücktritt der Regierung zu erklären, baten ihn seine Freunde, er möge nicht über die Straße, sondern durch den “Bayerischen Hof” gehen… Eisner weigerte sich entschieden. Minister Unterleitner und ich wiesen nochmals auf die durch die Presse hervorgerufene Haß-Stimmung hin und auf die vielen Drohbriefe, die er in den letzten Tagen bekommen habe. Vergebens. Eisner bestand darauf, den gewohnten Weg über die Straße zum Landtag zu gehen: ‘Man kann einem Mordanschlag auf die Dauer nicht ausweichen, und man kann mich ja nur einmal totschießen…’ Wir waren eifrig im Gespräch über die weitere politische Entwicklung. Plötzlichen krachten hinter uns nacheinander zwei Schüsse, Eisner schwankt einen Augenblick, er will etwas sprechen, aber die Zunge versagt ihm. Dann bricht er lautlos zusammen… Im selben Augenblick, als die Schüsse krachten, hatte ich mich umgedreht, den Attentäter am Arm gefaßt und zu Boden geschleudert. Ich ließ Eisner ins Ministerium bringen… Der Arzt stellte fest, daß die hinter dem Ohr aus allernächster Nähe in das Gehirn eingedrungenen Kugeln den sofortigen Tod Eisners herbeigeführt haben. Wie sich später ergab, hatte sich der Mörder, Graf Arco-Valley, vor der Absperrung in einem Haupteingang versteckt.  Die Nachricht von Eisners Ermordung löste ungeheure Erregung in München aus, und es kam unmittelbar darauf im Sitzungssaal des Bayerischen Landtags zu den Schüssen des Arbeiters Linder, durch die Minister Auer schwer verletzt, ein Abgeordneter und ein Ministerialbeamter getötet wurden. Graf Arco, der der rechtsnationalen thule-Gesellschaft nahe stand, kam noch am gleichen Tag in ein Krankenhaus, wurde nach seiner Wiederherstellung zum Tode verurteilt und vom Ministerium zu lebenslanger Festungshaft begnadigt. Während seiner Haft genoß er die weitgehensten Vergünstigungen, konnte sich lange Zeit sogar auf dem Gute eines Bekannten aufhalten. Nach fünf Jahren wurde er völlig amnestiert, in Bayern als Nationalheld gefeiert und hat dann einen Direktorsposten bei der süddeutschen Lufthansa angetreten.”  

(Felix Fechenbach, Der Revolutionär Kurt Eisner. Aus eigenen Erinnerungen, Berlin 1929)

  • – – –
 Graf Arco
Tampoco excluyo de esta reseña al personaje que invistió o encarnó el brazo ejecutor del asesinato político arriba relatado, compendiando en dicha circunstancia la ominosa marea reaccionaria que germinaba y crecía desde antes, pero florecía con más fuerza en la etapa de la resentida posguerra alemana subsiguiente a la derrota de 1918. Más, pero no mucho,  puede leerse sobre él en bibliotecas y portales:
Anton Conde von Arco auf Valley había nacido en 1897, hijo de un oficial  bávaro y de su esposa emparentada con banqueros austroaalemanes. Durante la 1ª guerra mundial ingresó en un regimiento de la guardia real de Baviera, donde ascendió a teniente. Terminado el conflicto bélico, comenzó a estudiar derecho en München. Sobrevivió a los disparos policiales que le asestaron cuando acababa de asesinar al dimitente líder político de la República izquierdista, Kurt Eisner,  el 21 de febrero de 1919. Estaba vinculado con militantes de la Asociación nacionalista Thule, de la que había sido excluido so pretexto de la ascendencia judía de su madre. Se le adjudicaban también relaciones con grupos promonárquicos empeñados en intentar la reinstauración de Ludwig III en el trono bávaro. Condenado a muerte por un tribunal popular, la pena fue conmutada después por la de “prisión en fortaleza”.  Más tarde fue amnistiado. Mucho después se supo que en 1920 había hecho llegar a la viuda de Eisner, por intermedio de un abogado, un considerable resarcimiento dinerario por el crimen cometido. Murió en Salzburg en junio de 1945.

Reproduzco en colofón un comentario aparecido en la “Süddeutsche Zeitung”  hoy, 26 de febrero de 2019:

“Waren es Hunderttausend? Waren es Hundertfünfzigtausend? Oder waren es gar „Hunderttausende“, die ihm das letzte Geleit gaben, wie einige Zeitungen schrieben? Vor hundert Jahren, am 26. Februar 1919, wurde der ermordete erste bayerische Ministerpräsident zu Grabe getragen – Kurt Eisner, der Gründer des Freistaats Bayern.
 
Kurt Eisner war 51 Jahre alt, als er erschossen wurde; er war ein Meister des Revolutionsmanagements gewesen – und es war ihm denkbar wenig Zeit dafür gegeben: „Die Revolution ist nicht die Demokratie“, sagte er. „Sie schafft erst die Demokratie.“

Kurt Eisner saß im Jahr 1918 wegen der Organisation des großen Arbeiterstreiks gegen den Krieg neun Monate ohne Prozess in Untersuchungshaft, er wurde im Oktober entlassen; am 7. November begann die Revolution – und Eisner rief die Republik aus. Seine Revolution war eine friedliche Revolution, ohne jedes Blutvergießen; sie war friedlich bis zu dem Tag, an dem Eisner von einem Nazi erschossen wurde. Das war am Morgen des 21. Februar 1919; Eisner hatte, weil seine Partei die Mehrheit verloren hatte, die Rücktrittserklärung in der Tasche, die er im Landtag verlesen wollte.

Bis zu diesem Tag war Bayern das Musterland der deutschen Revolution gewesen. Man darf stolz auf diesen Eisner sein. Erst nach seiner Ermordung begann die Zeit der Straßenschlachten und eines Terrors, wie ihn keine andere deutsche Stadt so furchtbar erlebte. Aber Eisner wurde deswegen verketzert, es wurde später von den Konservativen und den Nazis so getan, als habe Eisner, der Pazifist, Staatsmann und Literat die Schrecknisse zu verantworten, deren schrecklichste den weißen Truppen, also den Rechtsextremisten, anzulasten ist.
Der SZ-Kollege Wolfgang Görl hat soeben über Eisner geschrieben („Viel zu verdanken“, SZ vom 21. Februar 2019): „Das Zerrbild, das die rechte Propaganda in der Zeit der Revolution und danach von Eisner gezeichnet hat, wirkt bis heute nach. Eisner, der Preuße, der verlotterte Literat, der Traumtänzer, der Jude, der Volksverräter – hinter den Stereotypen des völkisch-nationalistischen Ressentiments verschwinden die demokratischen Errungenschaften, die Bayern diesem Mann verdankt.“ Fürwahr: In Eisners kurzer Regierungszeit wurden das Frauenwahlrecht, die Pressefreiheit und der Achtstundentag eingeführt; der Kirche entzog die neue Republik die Aufsicht über die Schule. Eisners Träume von der Völkerverständigung nach dem verheerenden Krieg zerrannen leider (Siehe zu Eisner und zur Revolution in München die aktuelle Serie im Bayernteil der Süddeutschen Zeitung). Kurt Tucholsky veröffentlichte am 27. Februar 1919 in der Weltbühne ein Gedicht. Es heißt einfach „Eisner“ und beginnt so: „Da war ein Mann, der noch an Ideale glaubte / und tatkräftig war. / In Deutschland ist das tödlich.“

Gustav Landauer, der Anarcho-Pazifist, zitierte in seiner Trauerrede aus einem Gedicht Eisners, das sich liest, als habe dieser sein Schicksal schon erahnt: „Giftgeschwollen siegen / schuldlos unterliegen, / Mord oder Qual / Das ist die Wahl“. Heinrich Mann, der Schriftsteller, hat auch geredet vor hundert Jahren auf der Trauerfeier, sein Kollege Oskar Maria Graf war dabei; auf den Bildern von damals wollen Historiker auch Adolf Hitler erkannt haben. Die ganze Stadt, so steht es in den Zeitungen, war auf den Beinen – und es ist anrührend, das Filmdokument von damals anzuschauen.

Ich habe das wunderbare Archiv der Süddeutschen Zeitung, des Jahrestags wegen, gebeten, nach den größten Trauerzügen in der Geschichte Münchens zu forschen. Vielleicht war es ja tatsächlich dieser Trauerzug für den Sozialisten Eisner im Februar 1919? Vielleicht war es 1921 der Trauerzug für Ludwig III., den letzten bayerischen König. Vielleicht war es 1931 der Trauerzug für den Kardinal Michael Faulhaber, der in seiner Rede zur Beerdigung von König Ludwig III. ein Bekenntnis zur Monarchie und zum Gottesgnadentum des Königs abgelegt hatte. Vielleicht war es 1955 der Trauerzug für Rupprecht von Bayern, der der letzte lebende deutsche Generalfeldmarschall des Ersten Weltkriegs war. Oder der Trauerzug von 1976 für den volkstümlichen Kardinal Julius Döpfner, der während des Zweiten Vatikanischen Konzils zu einer der prägendsten Figuren der katholischen Kirche geworden war. Vielleicht war es auch der bombastische Trauerzug für Franz Josef Strauß im Oktober 1988.

Lesen wir Eisners letzte Sätze: „Es herrscht Chaos in München und doch ist es gespenstisch still. Zwei Kugeln haben mich getroffen, in Rücken und Kopf – mein Blut trocknet auf der Straße. Jetzt beginnen die Kirchenglocken zu läuten, nicht für mich, einfach weil sie es so gewohnt sind. Immer mehr Menschen eilen in die enge Promenadenstraße zum Ort des Geschehens. Ich habe immer dazu aufgerufen, dass unsere Revolution eine friedliche sein muss. Ich bin ein überzeugter Pazifist, für meinen Mörder Anton Graf von Arco auf Valley und viele andere war das, neben meiner jüdisch-berlinerischen Herkunft und meinem Kampf für die Demokratie, eine Provokation. Über meinen Mörder wird in den nächsten Tagen noch viel zu hören sein. Gestatte mir, liebe Leserin, lieber Leser, für heute zu schweigen. Der Tod ereilt einen nicht jeden Tag. Meine Zukunft ist damit geklärt, für Bayern sehe ich jetzt stürmische Zeiten anbrechen.“ – Das ist nicht wirklich von Eisner selbst.

Eine schöne letzte Februarwoche wünscht Ihnen von Herzen

Ihr 
Heribert Prantl, 

Mitglied der Chefredaktion der Süddeutschen Zeitung



 

Marika Rökk: reina de la comedia musical alemana

 

En un reciente post dedicado a recuperar para el recuerdo y el homenaje a Zarah Leander, hubo una referencia tangencial a la bailarina y cantante Marika Rökk con motivo del coprotagonismo de ambas artistas en el film de 1939 titulado Es war eine rauschende Ballnacht. Hoy coloco en foco a la segunda, de ningún modo “secundaria” en el favor de los grandes públicos europeos y universales del cine y del espectáculo de buena parte del siglo XX. Es posible que hayan quedado de Marika mejores (desde el punto de vista tecnológico) y más numerosos registros de voz y de imagen que de la sueca, lo que no invalida la reverencia rayana en el fanatismo que profeso hacia esta última.

Las dos, y muchos otros artistas de valía, se vieron atraídos por las oportunidades de trabajo de calidad y de aplausos que hasta casi la finalización de la 2ª guerra mundial les brindó la cinematografía de entretenimiento alemana, casi siempre en manos privadas aunque sumisa desde 1933 a las directrices ideológicas del nacionalsocialismo goebbelsiano. Copio un mínimo de información referencial acerca de la actriz hoy homenajeada, y añado algunos links que conducen (mientras perduren en internet) hacia la reproducción visual y auditiva de filmaciones que contaron con su protagonismo y loable profesionalidad. Sugiero se las observe no solo con el amor que esas entregas artísticas merecen, sino como documentos históricos de una estética cinematográfica perimida aunque gloriosa, y como testimonios de la clase de producciones “no de laboratorio ni de culto” que generaciones pasadas (a las que estuve vinculado por tradición oral de madre y padre) consideraron entretenidas y valiosas. Como excurso de intención completiva, anoto unas pocas referencias a una de las comedias musicales de Millöcker donde se canta la célebre canción del “beso en el hombro”  que tantas veces entonó mamá sin poder pasar nunca de los primeros versos.

Marika Rökk ( 3. November 1913 in Kairo; † 16. Mai 2004 in Baden, Niederösterreich)

Las fuentes informan que Marika Rökk (con dos “k) nació en El Cairo el 3 de noviembre de 1913. No por eso fue egipcia; mejor digamos húngara, hija de un arquitecto que tal vez haya estado cumpliendo alguna labor profesional en el país del Nilo y que pronto retornó a las orillas del Danubio, donde su hijita Maria Korrer transcurrió la primera infancia, bien aleccionada en el arduo aprendizaje de la danza clásica. En 1924 la familia se mudó a Paris, y allí la muchacha mostró sus primeras volteretas artísticas en escenarios del Moulin Rouge. A la edad de 15 ya era celebrada en Broadway como “reina de la pirueta” en actuaciones que prosiguieron en Hamburg, Monte Carlo, Cannes, Londres y en el “Wintergarten” de Berlin. En igual rubro danzarín se la vio en las películas inglesas “Kiss Me, Sergeant” y “Why Sailors Leave Home”. Ernst Marischka la contrató para su espectáculo musical en Viena y  allí fue “descubierta” por la Ufa, el emporio cinematográfico alemán, donde adoptó el nombre artístico de Marika Rökk.

Pronto fue aplaudida y elogiada por los amantes de espectáculos revisteriles, que comenzaban a difundirse en celuloide, y su fama se acrecentó con la brillante actuación que le cupo – como bailarina y actriz – en la versión cinematográfica de la opereta “Leichte Kavallerie” [“Caballería ligera”]. Su desenvoltura y personal encanto se veían resaltados por el gracioso acento húngaro que siempre conservó al hablar y cantar en alemán. El director Georg Jacoby (1883-1964), que en 1940 se casó con ella, dirigió varios filmes bien enderezados a poner de manifiesto las destrezas artísticas de Marika, comenzando en 1936 con “Heißes Blut” y la adaptación de la opereta “Der Bettelstudent” [ver más abajo lo anotado acerca de esta última].

En 1937 y 1938 continuaron esas filmaciones exitosas, hasta que en 1939  la Ufa decidió vincular el nombre de Marika con el no menos renombrado actor y chansonier Johannes Heesters, llegando a desplazar a este del primer lugar en la cartelera. Heesters dio un transitorio paso al costado pero fue pronto reemplazado como acompañante artístico de la húngara por actores de la talla de Willy Fritsch y Viktor Staal, ya plenamente identificados con la política cultural del nacionalsocialismo. En 1941, filmó la primera película en color hecha en Alemania, titulada “Frauen sind doch bessere Diplomaten” [“Al fin de cuentas, las mujeres resultan ser las mejores diplomáticas”].

Su película número 14 fue “Die Frau Meiner Traeume” (“La mujer de mis sueños”),  estrenada en noviembre de 1944 y que filmó mientras estaba embarazada de su hija Gaby Jacoby, talentosa y simpática como su madre. Durante toda la guerra, Marika siguió cantando, bailando y actuando.  Los bombardeos no le impedían salir al escenario.  Después de la guerra sus éxitos continuaron, como cantante y actriz, a pesar de habérsela vinculado con el gobierno de Hitler.  En Hungría, por razones políticas, el comunismo la atacó despiadadamente y por eso se radicó en Austria.  A partir de 1945, Marika hizo otras 20 películas y escribió sus Memorias en 1947, donde relata las circunstancias en las que conoció a Adolfo Hitler (él la llamó afectuosamente, la “pequeña húngara capaz de hacer cualquier cosa en el cine” y la besó en la mano) y desmiente los infundios que dijeron sobre ella y otros artistas después de la guerra. En febrero de 2017, el periódico alemán Bild, recurriendo a fuentes desclasificadas del Servicio Federal de Inteligencia Alemán, afirmó que Marika fue contratada como agente de espionaje por parte de la KGB soviética durante la Segunda Guerra Mundial.

Murió en Baden bei Wien, Austria, el 16 de mayo de 2004. Una calle de esa localidad cercana a Viena lleva el nombre que utilizó como artista.-

   

Algunos links con sus actuaciones:

Ich brauche keine Millionen https://www.youtube.com/watch?v=G54J4Imb2ss Tap

Eine Insel aus Träumen geboren https://www.youtube.com/watch?v=k4croYHL6gg solo

Ich warte auf Dich https://www.youtube.com/watch?v=UkgCHd2Tekg dúo baile y canto

  

Cumpliendo deberes documentales impuestos por sempiternas ignorancias apenas empezadas a develar, renuevo en la memoria una melodía cuyos versos fragmentados canturreaba mi madre con referencia a “estudiantes mendigos”. Y llegan muy a propósito de la nota que compongo en este post, para enlazar (aunque nada más los vincule) con un taco o juramento que con enojo fingido y humor sarcástico profería el maestro Hermann Hölters, fundador de la “Hölters-Schule” de Villa Ballester, a quien conocí y bajo cuyas órdenes trabajé en Mar del Plata… Dios lo tenga en el más placentero de sus prados celestes, pues a fuer de terrible en su apariencia era un hombre sabio, justo y bondadoso. Conste.
La precitada melodía cantada y el no cantado taco que la clausuraba resultaron pertenecer a una opereta de Carl Millöcker (1842- 1899 ) titulada en traducción castellana “El estudiante mendigo”[Der Bettelstudent], concepto necesitado de una explicación para la cual no es esta la adecuada ocasión, ya que demasiado abuso sin aquélla de mi propensión digresiva. Quizás acometa ese esclarecimiento, necesario para uso propio, en alguna no demasiado tardía oportunidad. Ahora, al tema de la dichosa opereta.

Der Bettelstudent  https://www.youtube.com/watch?v=uHVPuqvRorU film con J.Heesters, M.Rökk et.al. (Ufa 1936)
Regie: Georg Jacoby – Drehbuch: Walter Wassermann  – Produktion: UFA – Musik: Alois Melichar (sobre la partitura de Carl Millöcker)

Elenco: Johannes Heesters: Symon Rymanowicz / Herzog Kasimir – Carola Höhn: Laura Nowalska – Marika Rökk: Bronislawa Nowalska – Berthold Ebbecke: Jan Janicki / Graf Opalinski – Ida Wüst: Palmatica Gräfin Nowalska – Fritz Kampers: Gouverneur Oberst Ollendorf – Síntesis de citas con el significado de “Bettelstudent”:  „Seit der Gründung der ersten Universitäten im Mittelalter waren Bettelstudenten unterwegs, die sich kaum über Wasser halten konnten. “-“In zerrissenen Hosen streifte der Bettelstudent durch die Kneipen, verdiente sich mit Karikaturen von Gästen ein Gulasch oder ein Viertel Wein”.

Trama: anno 1704. Polonia es regida por el príncipe elector sajón Augusto el Fuerte, quien ha nombrado al coronel Ollendorf como su lugarteniente en Cracovia. Se ha implantado el estado de sitio. Las reuniones nocturnas están prohibidas. Ollendorf ha organizado un baile, al cual también es invitada la empobrecida condesa Novalska con sus dos hijas Bronislava y Laura. Bronislava, como siempre, sólo se interesa en comer y bailar. En cambio Laura es festejada por los hombres. El mismo Ollendorf quiere bailar con Laura, aunque ésta le rehuye. Cuando aquél insiste y la besa en el hombro, recibe de Laura una bofetada que a él le irrita aunque también le hace gracia. Pero en su fuero interno jura vengarse. /  Mientras tanto, ha aparecido en Cracovia un joven a quien persiguen los soldados de la guardia. El polaco Jan Janicki le da albergue y el joven se presenta como  Symon Rymanovicz. Ambos se dan a conocer como interesados en la libertad de Polonia. Jan lleva a Symon a una reunión clandestina de polacos que planean una insurrección. Cuando la guardia disuelve esa asamblea, ambos jóvenes huyen en un carruaje que lleva provisiones a la cárcel. Allí son descubiertos y alegan ser “estudiantes pordioseros”, pero igual son detenidos y en esa situación cantan como mofa la canción con la cual el coronel Ollendorf trata de justificarse por el beso dado a Laura en el hombro [ver más abajo: “Ach, ich hab’ sie ja nur auf die Schulter geküsst” ]. Cuando Ollendorf llega a la prisión, les propone una reciprocidad de favores: que lo ayuden en un baile de máscaras y a cambio les otorgará la libertad. Los jóvenes aceptan. / En el plan de venganza de Ollendorf, Symon pasará por ser  el rico príncipe Wybicki mientras que Jan se presentará como su secretario. Symon deberá comprometerse en matrimonio con Laura y luego darse a conocer como “estudiante pordiosero”, dejando a la muchacha en situación desairada. Pero ocurre que Symon y Laura se enamoran recíprocamente, mientras Bronislava y Jan también se hacen una pareja. Jan promete a Ollendorf  poner al descubierto un importante miembro de la insurrección polaca, a condición de recibir por ello una suma considerable. Ollendorf se la entrega y Jan la invierte en adquirir armas para los revolucionarios. Como estaba previsto, Laura y Symon se comprometen y Ollendorf da a conocer en público la “verdadera” identidad de Symon y Jan. Pero ambos sostienen ser respectivamente el duque Kasimir y el conde Opalinski – de manera que las hermanitas Novalska han encontrado maridos correspondientes a su status nobiliario. En ese momento, los insurrectos polacos asaltan el palacio de Ollendorf, quien es anoticiado por el príncipe elector Augusto el Fuerte que desistirá de aspirar al trono del rey de Polonia. A su vez, el jefe de los insurrectos comunica que se postulará al trono polaco, con lo que el país recupera la libertad. Y todos felices.-

La supuesta “afrenta” recibida de Ollendorf por Laura, respondida por ésta con una sonora bofetada, encuentra extensa resonancia de divertidas comidillas entre los miembros de la alta y baja sociedad de Cracovia, incluyendo severos reproches que el imprudente coronel considera inmerecidos. Todos le echan en cara su proceder y se ríen de él por el sopapo que la muchacha le ha propinado. En cuanta ocasión pública o privada que se presenta, Ollendorf ventila el asunto y así contribuye a expandir su impopularidad. Lo hace en los términos del aria que solo tiene gracia en alemán y cuyo pasaje justificador decisivo define al personaje y atraviesa toda la opereta. Oigámoslo y tratemos de hacerle coro:

…War es denn eigentlich 
Gar so fürchterlich, – 
Warum ich so schwer gebüsst? Hai 
Ach, ich hab’ sie ja nur 
Auf die Schulter geküsst 
Hier hab’ ich den Schlag gespürt 
Mit dem Fächer ins Gesicht. – 
Alle Himmelmillionendonnerwetter, heiliges Kanonenrohr. 
Mir ist manches schon passiert, 
Aber so etwas noch nicht! 

Cuando mejore el tiempo y haga menos calor, trataré de transcribir esa aria completa.- Es febrero de 2019.- Agur.- ch



 

De actriz a actriz: la mirada atónita

  

Si este suceso y sus ilustraciones no hubiesen estado diseminadas desde años atrás en todos los portales, pantallas y revistas del mundo, quizás habría renunciado al gusto de rememorarlas en un blog. Ya se sabe que soy un timorato, incapaz de arriesgarse por sus apetencias. Error: donde escribo “apetencias” corresponde “placeres” o “ideas”. Porque adhiero al dogma de la libertad de pensamiento y expresión, y ya todos conocen la amplitud con que los tribunales conciben esos derechos.

Pero no solo de los criterios judiciales se trata. La facultad de publicar o no por enésima vez estas imágenes queda también en manos, faltriqueras y mentes de particulares que disponen de autoridad, dominio y poder para descalificar su posteo. La misma autocensura que ejerzo al dar a conocer las otras entradas de este sitio debería funcionar en este caso. Compruebo que no es así, y disfrazo de recuerdo u homenaje el renovado disfrute visual de cuerpos que albergaron en su tiempo a dos personalides conocidísimas del arte cinematográfico. No por ello este aporte será un comentario sobre cine, ni el suceso que evoca formará parte de una historia de la cinematografía universal.

 

El episodio que evoco tuvo lugar en Beverly Hills, California, durante una recepción de bienvenida organizada en 1957 por los estudios de la Paramount para recibir a la ya célebre y aún joven actriz italiana Sofia Villani Scicolone, más renombrada como Sophia Loren, que había sido la persona más fotografiada en el festival de Cannes de 1955. Programado como un acto de honor a la relumbrante estrella europea, el acontecimiento se convirtió en una exhibición de Jayne Mansfield, exuberante actriz estadounidense en ascenso tras el ocaso de Marilyn Monroe y famosa por sus “bloopers de vestuario”.

Una infinidad de tomas fotográficas retrataron a los asistentes a dicha reunión. Entre ellas destacaron las que tuvieron en el foco a Jayne y Sophia, en especial las que mostraban a esta última mirando, casi fascinada y atónita, el impactante escote de la norteamericana. Mucho más tarde, en 2014, la Loren relató: “”Vino directo a mi mesa. Sabía que todos la estaban mirando. Se sentó. Ahí vi que estaba prácticamente… Mira, fíjate en la foto.  Le estoy mirando los pezones porque temía que acabaran en mi plato. En mi rostro se puede ver el miedo. Estaba asustada ante la idea de que todo lo que había dentro de ese vestido estallase y se desparramara por encima de la mesa”.

 

Más de una vez, años después, la Loren reconoció que muchos fans seguían acercándose a ella para pedirle autógrafos. Algunos querían su dedicatoria sobre la foto que protagonizó con Jayne Mansfield. Esa fue la única que ella se negó a firmar. “No quiero tener nada que ver con esa imagen. Y también creo que sería una falta de respeto hacia Jayne Mansfield, que ya no está entre nosotros”, ha explicado recordando que aquella rubia exuberante falleció prematuramente en 1967. Alcoholizada, relegada por Hollywood y caída en desgracia profesional –acabó haciendo números de burlesque en clubes nocturnos–, murió en un fatal accidente de tránsito a los 34 años.

Sophia Loren aún vive (febrero de 2019) y ojalá con felicidad y buena salud. Lo mejor de esta nota es disfrutar de la vista de dos bellísimas mujeres, inmortalizadas por la fotografía y el cine, con los méritos que cada una haya logrado desplegar en una corta o extensa vida. Espero que no la censuren.- ch

fuente. DER SPIEGEL



 

Tesa Wilms en la trinchera poética y feminista siglo XX

 

Ocurrió que mientras buscaba poemas de Vicente Huidobro para compartirlos con amigos lectores de este blog, encontré a la poeta chilena Teresa Wilms Montt, con su intensa y breve vida apasionada que encontró  expresión en versos de honda tragicidad, admirablemente cincelados. No es que sus escritos crecieran a la sombra de aquel inmenso escritor creacionista, por más que ambas existencias se hubiesen entreverado en alguna de sus etapas. Ella fue poeta y escritora con energía propia, admirada quizás en demasía retórica y luctuosa pero con escasa intención crítica por el vate de Altazor en aquel ditirambo que comenzaba así:

“ Teresa Wilms es la mujer más grande que ha producido la América. Perfecta de cara, perfecta de cuerpo, perfecta de elegancia, perfecta de educación, perfecta de inteligencia, perfecta de fuerza espiritual, perfecta de gracia. 
A veces cree uno encontrar otra mujer casi tan hermosa como ella, pero resulta que le falta el alma, el temple de alma de Teresa, que sólo aquellos que la vieron sufrir pueden comprender” (…). 

Es que María Teresa de las Mercedes Wilms Montt (*Viña del Mar8 de septiembre de 1893 – ȾParís24 de diciembrede 1921) fue  considerada una precursora feminista, Rebelde a los valores burgueses de su sociedad, fue internada en un convento; y con la ayuda de su amigo Vicente Huidobro huyó a Buenos Aires, donde se rumoreaba que el célebre poeta chileno la pretendía. Intentó ser enfermera en Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial, pero resultó apresada como espía alemana. Fue amiga de los escritores Gómez de la SernaEnrique Gómez CarrilloJoaquín Edwards BelloVíctor Domingo Silva y Ramón María del Valle-Inclán.

Era la segunda hija del matrimonio de Federico Guillermo Wilms Montt y Brieba (1867-1943), supuesto descendiente de la realeza prusiana, con Luz Victoria Montt y Montt (1870-1917), bisnieta del presidente de la república Manuel Montt. Tuvo una esmerada educación conforme a las reglas de la época, dirigida a llevar un matrimonio y el protocolo en la alta sociedad, contrariando su carácter rebelde que pronto se manifestaría. Aprendió francés (idioma con el que escribiría sus diarios), inglés, italiano, portugués y un poco de alemán.

En 1910, a los 17 años de edad, se casó con Gustavo Balmaceda Valdés (sobrino del presidente José Manuel Balmaceda), contra la voluntad de su familia y  la de su elegido. En Santiago se integró a la activa vida cultural de la ciudad. Los celos y el alcoholismo de su marido le traerán terribles conflictos familiares. Tendrán dos hijas: Elisa, llamada Chita, y Sylvia Luz.
Reside entre 1912 y 1915 en Iquique, en pleno auge salitrero, por razones de trabajo de su esposo. Allí comienza su relación con feministas y sindicalistas y observó los nacientes movimientos de reforma social. Adscribirá a la masonería y hará sus primeras publicaciones en la prensa de esa ciudad con el seudónimo de Tebal.
Tras su regreso a Santiago, su esposo descubrió la relación que ella mantenía con Vicente Balmaceda Zañartu, primo de Gustavo Balmaceda, quien poco a poco se convirtió en la inspiración de sus primeros escritos. Un tribunal familiar la recluyó, el 18 de octubre de 1915, en el convento de la Preciosa Sangre donde hará su primer intento de suicidio el 29 de marzo del año siguiente. En junio de 1916, Vicente Huidobro la ayuda a escapar del convento y huyen juntos a Buenos Aires. Durante su permanencia en esta ciudad que comenzaba a destacarse por su intelectualidad cosmopolita, desarrolla nuevas amistades con Victoria Ocampo, Jorge Luis Borges y Pelegrina Pastorino (Péle), la revolucionaria de la moda feminista, quien le presenta la posibilidad de portar pantalones; esta corriente hará un enorme impacto en ella.
En la capital argentina inauguró su carrera literaria: en 1917 publicó sus libros Inquietudes sentimentales y Los tres cantos. En agosto de ese año, Horacio Ramos Mejía, joven de 20 años y uno de los enamorados de Wilms, se suicidó frente a ella (en 1919 publicará Anuarí, poemario dedicado a él). Tras esta tragedia, partió en el barco Vestris a Nueva York para colaborar con la Cruz Roja durante la Primera Guerra Mundial. Sin embargo anotará:
No me dejaron desembarcar y me encerraron con llave en el camarote… por graves sospechas de espionaje al servicio alemán. (…) El día 4 (de enero de 1918), a causa de la primera letra de mi apellido, fui la última en desfilar ante la presencia de un empleado que acompañado de detectives y oficiales revisaba los pasaporte). Al leer mi nombre el representante de la autoridad yankee me miró de la cabeza a los pies, y sin hacerme pregunta alguna, ordenó en voz alta a un subalterno que me acompañara en calidad de detenida.”
Marchó entonces a España, donde se integró en la bohemia madrileña y frecuentó el café Pombo. Conoció a los escritores Gómez de la SernaEnrique Gómez Carrillo y, principalmente, a Ramón del Valle-Inclán, quien prologará sus libros publicados en ese país. Allí salieron a la luz En la quietud del mármol y Mi destino es errar, amén de Teresa de la Cruz. En la capital española la retrataron los pintores Julio Romero de Torres y Anselmo Miguel Nieto.
Tras errar por Buenos Aires, Sevilla, Córdoba y Granada, se estableció en 1920 en París, donde se reencontró con sus hijas después de cinco años de no haberlas visto. En octubre de 1921 la familia Balmaceda regresa a Chile y Teresa pierde a sus hijas, por segunda vez y para siempre. Aunque tiene algunos proyectos, como reeditar la revista La Guirlande bajo su dirección y publicar en francés, todo ahora le parece vacío. En noviembre apenas tiene ánimo para escribir en su diario: “Quiero reposar en la tierra solamente envuelta en una sábana o si es posible en un pedazo de tierra de la fosa común.” En diciembre deja de escribir, se borra. Fuma, consume opio, morfina y otros sedantes para disfrazar la tristeza, no sale de la cama, se enclaustra en la avenida Montaigne. “En la cabeza de la Nada se ha suicidado una idea”, ha escrito alguna vez. “Solo existe una verdad tan grande como el sol: la muerte”, insiste. Y el jueves 21 de diciembre de 1921 lo hace: se apaga sola, gota a gota, mientras el narcótico fluye suave y tembloroso por su sangre. La portera del edificio la encuentra al otro día en la cama, inconsciente, y la lleva de urgencia al hospital Laennec de la calle Sèvres. Dos días agoniza en la sala 18 del sanatorio, hasta que el sábado 24 de diciembre deja de respirar. Teresa falleció por una sobredosis de veronal a los 28 años de edad. La cineasta chilena Tatiana Gaviola rodó una película basada en la vida de la poetisa, Teresa, estrenada el 11 de junio de 2009.

 

Videos:

Fragmento del film  Teresa https://www.youtube.com/watch?v=t85_IGZW2Yk
Film Teresa, de T. Gaviola https://www.youtube.com/watch?v=9mRqaxQQyzU&t=131s
Diarios íntimos, conferencia https://www.youtube.com/watch?v=FY6bY919Fuk
Audición radiofónica https://www.youtube.com/watch?v=Kfe5vvUfR1k

La obra poética de Tesa Wilms se encuentra hoy bastante difundida, tal vez más en los medios electrónicos que en librerías. Solo una ínfima porción de lo más valioso puede tener cabida en este blog. Lo mejor puede ser buscado por quienes se sientan acicateados por estos fragmentos:

Autodefinición

 Soy Teresa Wilms Montt
y aunque nací cien años antes que tú,
mi vida no fue tan distinta a la tuya.
Yo también tuve el privilegio de ser mujer.
Es difícil ser mujer en este mundo.
Tú lo sabes mejor que nadie.
Viví intensamente cada respiro y cada instante de mi vida.
Destilé mujer.
Trataron de reprimirme, pero no pudieron conmigo.
Cuando me dieron la espalda, yo di la cara.
Cuando me dejaron sola, di compañía.
Cuando quisieron matarme, di vida.
Cuando quisieron encerrarme, busqué libertad.
Cuando me amaban sin amor, yo di más amor.
Cuando trataron de callarme, grité.
Cuando me golpearon, contesté.
Fui crucificada, muerta y sepultada,
por mi familia y la sociedad.
Nací cien años antes que tú
sin embargo te veo igual a mí.
Soy Teresa Wilms Montt,
y no soy apta para señoritas.
                 -o-
Anuarí
Regaló la noche al pantano una estrella.
Centro de la esfera fangosa irradiaba el astro en la podredumbre verde, palacio de reptiles.
Y en coro alrededor, lotus de veneno surgían sapos inquietando el sosiego de los valles con el croar siniestro.
Despertó el águila, y abandonando la roca, voló hacia el plano.
El punto fulgurante marcó su orgullo.
Creyó rasgar el azul para rozar un astro y precipitóse al pantano putrefacto.
Llevóse la estrella la rapiña a lo hondo, estampada en las soberbias alas.
Estallaron resoplando cual instrumento, destrozados, los reptiles y los sapos.
-o-

Llega todas las noches a mi alcoba.

Sin tener ojos me mira, sin tener boca me habla, y su mirada y su voz son tan hondas como el silencio de los sepultados.

Está muy lejos, y está conmigo, piensa en mi cerebro y llora en mis lágrimas.

Cuando procedo mal, Anuarí castiga mis huesos, atravesándolos del hielo de una carcajada sin dientes.

-o-

¡Me muero! Al decirlo no experimento emoción alguna, por el contrario, me inclino curiosarnente a contemplar el hecho como si se tratase de un desconocido.Si tuviera la capacidad de estudiar el fenómeno podría asegurar que es mi conciencia la que ha desaparecido debilitando mis sensaciones corporales , hasta hacerme creer que el cuerpo sólo vive por recuerdo.
No hay médico en el mundo que diagnostique mi mal; histeria, dicen unos, otros hiperestesia. Palabras, palabras, ellas abundan en la ciencia.
Al escribir estas páginas una fuerza sobrenatural me ordena que imprima en ellas un nombre. ¡No, no lo diré, me da miedo!
Cuando aparece este nombre en mi círculo nebuloso, se levantan mis manos con lentitud profética y fulguran bajo la noche con estremecimientos sagrados. ¿Me muero estando ya muerta, o será mi vida muerte eterna…?
-o-
Me siento mal fisicamente. Nunca he tributado a mi cuerpo el honor de tomar su vida en serio, por consiguiente no he de lamentar el que ella me abandone.
Vida, sonriendo de tu tristeza me duermo y de tus celos de madre adoptiva. En tus ojos profundos ha rebrillado inconfundible la iniciación de mi ser astral.
Sólo una vez más se filtrará mi espiritu por tus alambiques de arcilla. Vida, fuiste regia, en el rudo hueco de tu seno me abrigaste como al mar y, como a él tempestades me diste ybelleza.
Nada tengo, nada dejo, nada pido. Desnuda como nací me voy, tan ignorante de lo que en el mundo habia.
Sufrí y es el único bagaje que admite la barca que lleva al olvido.
Teresa Wilms Montt


República alemana, Deutsches Reich, Constitución de Weimar hace 100 años

    

Monumento a Goethe y Schiller en Weimar
Nacido en Buenos Aires, hijo de inmigrantes alemanes llegados a la Argentina antes de la WW2 (1939-1945), viví la infancia presenciando a menudo las angustias de mis padres por la suerte que la guerra mundial  depararía a todos los parientes y amigos que habían quedado en Europa. Apenas iniciada la adolescencia y como efecto de las primeras lecturas de Historia, comenzaron a interesarme las causas y antecedentes inmediatos de esa guerra, incluso las características del régimen hitleriano que gobernó a Alemania hasta el final del conflicto. Y como sucede a quienes leemos sobre el pasado sin atarnos a marcos “científicos”, empecé a plantear preguntas contrafácticas e ingenuas del estilo “¿…qué hubiera debido ocurrir para que el nacionalsocialismo no accediera al poder en 1933?” o “¿…qué otros motivos, aparte de la curiosidad por las aventuras, pudieron tener mis progenitores para emigrar de su patria?”…
No todos esos interrogantes son estériles. Suelen generar nuevas lecturas e investigaciones. Entre la multitud de antecedentes investigables se encontraba la República alemana de 1919-1932/3. Continué estudiándola, sin ahínco aunque con constancia, durante el resto de mi vida. Hasta le dediqué capítulos de un libro demasiado desbordado e ilegible que titulé Fuegos de Comuna, cenizas de Weimar (2008).
Por estas fechas de febrero de 2019 se aniversariza por centésima vez ( cumple cien años ) la inauguración de las sesiones de la asamblea nacional constituyente de esa República (verfassunggebende deutsche Nationalversammlung”). Parece superfluo y redundante celebrar la fecha, pero en la Bundesrepublik de nuestros días continúan recordándola con actos públicos. Lenguas viperinas no omiten calificar esas celebraciones como resabios de una “mala conciencia nacional”. En mi sentir y en lo que me atañe, adhiero al homenaje por vocación idealizante y utópica de imaginar “lo que pudo haber sucedido si…” (síntoma de una ya incurable tendencia a impugnar la realidad). A riesgo de verme obligado a duplicar en cantidad el único posteo que pensaba dedicar esta vez al tema, recorreré con trote largo los principales hitos que llevaron a la instauración de esa primera constitución alemana (sin contar los intentos de lograrla en el siglo XIX).        -o-

La denominación “constitución y república de Weimar” procede de la ciudad homónima donde se reunió la Asamblea nacional constituyente y se proclamó la carta fundamental que fue aprobada el 31 de julio y entró en vigor el 11 de agosto de 1919. Copio de Wiki: En los últimos meses de la Primera Guerra Mundial, Alemania se encontraba al borde del colapso militar y económico. Ante la ofensiva final de los Aliados, en agosto de 1918, el alto mando alemán se reunió en su cuartel general de Spa y reconoció la inutilidad de seguir la guerra.  Se formó un nuevo gabinete parlamentario, y el recién nombrado Kanzler, el príncipe Maximilian von Baden, conocido liberal y pacifista, procedió a negociar la paz. Mientras que las tropas y la población, agotadas y desesperanzadas, esperaban el armisticio, el Alto Mando de la Marina al mando del almirante Reinhard Scheer quería cruzar fuego por última vez con la Royal Navy, por lo que anunció a la Flota de Alta Mar (Hochseeflotte) de la marina imperial que debía zarpar. Los preparativos para hacerse a la mar causaron un motín en Wilhelmshaven, donde la flota alemana había echado anclas en espera del ataque. Los marineros amotinados se negaban a entablar una batalla más. El Alto Mando de la Marina decidió suspender el ataque y ordenó el retorno a Kiel para procesar a los amotinados en una corte marcial. 

El 4 de noviembre, los marineros eligieron un consejo de soldados, desarmaron a sus oficiales, ocuparon los barcos, liberaron a los presos amotinados y tomaron el control de la base naval de Kiel. A los marineros se unieron trabajadores civiles, en especial los metalúrgicos. Tras fusionarse en un consejo de obreros y soldados, similar a un sóviet, asaltaron los cuarteles y se apoderaron de la ciudad al son de La Internacional, reivindicando mejora en la alimentación, el abandono del proyecto de ofensiva de la flota, la liberación de los detenidos, el sufragio universal y la abdicación del emperador. Por la tarde se les unieron soldados del ejército que el comando local había hecho traer para sofocar la revuelta. De este modo Kiel estaba firmemente en manos de 40 000 marineros, soldados y trabajadores insurrectos. En Brunswick los marinos recién llegados se unieron a los obreros, obligaron al Gran Duque a abdicar y proclamaron la República Socialista de Brunswick. El proceso de huelga, motín, asalto a las cárceles y proclamación de consejos de obreros y soldados se repitió en todas las ciudades del país. Pero, a diferencia de los soviets rusos, estas Rätebewegungen emanaban más de la voluntad de los soldados que de la de los trabajadores. El 6 de noviembre, sabiendo que el emperador no podría conservar su trono, el Kanzler le urgió para que abdicara en el Kronprinz (príncipe heredero), y salvar así la Monarquía, sin éxito. En München, el 7 de noviembre huyó el rey Luis III de Baviera, y al día siguiente se constituyó un consejo de soldados, obreros y campesinos dirigido por Kurt Eisner, socialista independiente, que proclamó la República de Baviera. El 9 de noviembre la revolución alcanzó Berlín, y en pocas horas el Reich llegaba a su fin cuando Maximilian von Baden anunció la abdicación del Kaiser y el Kronprinz y nombró sucesor suyo al socialdemócrata Friedrich Ebert.

    
                                    Friedrich Ebert                           Rosa Luxemburg

El 10 de noviembre, seis comisarios del pueblo (3 socialdemócratas y 3 independientes) formaron el Gobierno Provisional. Al día siguiente firmaron el Armisticio de Compiégne – Siguiendo el modelo soviético, el 30 de diciembre de 1918 los espartaquistas del Spartakusbund fundaron el KPD (Kommunistische Partei Deutschlands o Partido Comunista Alemán), renunciando a participar en las elecciones del 19 de enero y fijándose metas revolucionarias. Los comunistas confiaban en conquistar el poder por la fuerza, con ayuda de los bolcheviques de Rusia o sin ella. En la Navidad de 1918 estalló en Berlín un conflicto entre el gobierno provisional y una belicosa tropa comunista, la «División de Marineros del Pueblo» (Volksmarinedivision), que se opuso al gobierno vigente y se atrincheró en el Palacio Real de Berlín, llegando a sitiar al Kanzler Friedrich Ebert en su despacho.

Entre el 8 y el 13 de enero los Freikorps, bien armados y mejor disciplinados, reconquistaron fácilmente la capital y eliminaron a cientos de revolucionarios de izquierda, incluyendo a Liebknecht y Rosa Luxemburg. Aunque llegaron a  celebrarse las elecciones, las sesiones de la asamblea constituyente y la proclamación de la Constitución de Weimar, el SPD se vio obligado a pactar con los partidos de centro para poder gobernar. Se formó así la llamada Coalición de Weimar, y Ebert fue elegido presidente de la República, por 277 votos a favor, 51 en contra y 51 abstenciones; Scheidemann fue nombrado jefe de gobierno.

La insurrección espartaquista
Paradójicamente, el régimen republicano y democrático debió su existencia a las fuerzas paramilitares y antidemocráticas de una derecha nacionalista, radicalmente opuesta al parlamentarismo, que esperaba la oportunidad de ponerle fin. La Constitución, compuesta por 181 artículos, se discutió entre febrero y julio, y fue aprobada el 31 de julio de 1919 por 262 votos a favor y 72 en contra (socialistas independientes, liberales y nacionales). En Weimar no se instauró un Estado nuevo, sino que simplemente se dio al Deutsches Reich (que conservó tal denominación) una nueva forma, la republicana.  A la cabeza de este Estado federal y parlamentario, se colocó un presidente elegido por sufragio directo para un mandato de siete años, dotado de fuerte autoridad y del derecho de disolución del Parlamento. El Parlamento estaba constituido por una cámara federal de diputados, el Reichstag, y otra territorial, el Reichsrat. El Kanzler, nombrado por el presidente, asumía el poder ejecutivo. La revolución de noviembre de 1918 provocó la aparición de los Freikorps (compañías libres) y las Wehrorganisationen (organizaciones de defensa), bandas armadas dirigidas por aventureros y soldados desmovilizados que habían conservado sus armas. Estas compañías libres (como la Stahlhelm de Franz Seldte, la Wehrwolf de Fritz Kloppe y las Sturmabteilung de Ernst Röhm) estaban formadas por oficiales despedidos del antiguo ejército imperial, que se juntaron con soldados desmovilizados y jóvenes cadetes, ninguno de los cuales quería volver a la vida civil. Ofrecieron su protección a terratenientes y campesinos, y aunque en un principio protegieron a los civiles de los ataques de comunistas y defendieron lo conquistado en el frente oriental, pronto las bandas se convirtieron en saqueadores y chantajistas violentos. Dada la imposibilidad de disolverlas, se acabó integrándolas en la Reichswehr, lo que, aparte de haber creado un conflicto con los aliados, fue otro de los ingredientes del fracaso de la República de Weimar:
Aunque el ejército había perdido la guerra, ni los civiles ni los militares tuvieron el sentimiento de haber sido derrotados, salvo en algunos sectores conscientes de la retaguardia o del frente. En este contexto, la leyenda de la “puñalada por la espalda” (Dolchstoß)  les permitió mantener su mítica aureola de invencibilidad y acusar de la derrota a los «civiles traidores».

-o-  

La insurrección del Spartakusbund y un sello postal conmemorativo

 Al comentar este 100º aniversario de la primera asamblea nacional constituyente de 1919, el periodista y redactor de la Süddeutsche Zeitung, Heribert Prantl, expresa la esperanza de que el actual presidente federal alemán, Steinmeier, “rehabilite” la no muy afamada constitución de Weimar, que el primero considera haber sido una buena carta constitucional, pues contenía un ejemplar catálogo de derechos y deberes fundamentales cuyos principios hallaron recepción y cobijo en numerosas “cartas magnas” de todo el mundo. Añade que la primera República fue vapuleada por militares renuentes a volver a la vida civil, y por una irracional inflación que incrementaba las zozobras de los ciudadanos atrapados en las sangrientas luchas de grupos radicales de izquierda y de derecha. Era una democracia que contaba con muy escasos demócratas.

Y estableciendo un enlace conceptual con las instituciones de la actual Unión Europea, teme que a ésta le aguarde un destino similar, al extremo de verse en las garras de ciudadanos antieuropeos. Trátase de un interrogante que se planteará y exigirá respuesta en las elecciones de diputados al Parlamento europeo de fines de mayo de este año 2019. Si esa respuesta resultare insatisfactoria, podría calificar a Bruselas como la “nueva Weimar”.

¿Qué razones llevaron hace cien años a fundar la primera República alemana en Weimar? Era esta una ciudad de mediano tamaño, alejada de los disturbios insurreccionales que a la sazón reinaban en los centros urbanos más importantes. Los miembros de la asamblea constituyente pedían garantías para efectuar su tarea libres de presiones multitudinarias. Pero aún más importante era el “genius loci” – el “genio weimariano” – que iba como adherido el lugar: las tradiciones de humanismo. Por eso al comienzo de los debates el presidente Ebert había depositado una corona al pie del monumento erigido en honor de Goethe y Schiller.

Sobre la cinta votiva de esa corona podía leerse: Genio loci – el Presidente del Reich (“dedicado al genio del lugar por el Presidente del Reich”). Pero el periódico de Weimar no confiaba solamente en la tradición humanista sino que pedía se le añadiese la prusiana: “Querríamos que el Genius de Potsdam representara el aspecto masculino de nuestro carácter, en unión con el aspecto femenino del Genius de Weimar. Pero si uno solo de ellos se impone en detrimento del otro, no se produce una resonancia grata”. Las disonancias, según aquel periódico weimariano, habrían de ser atribuidas al predominio del “genio de Potsdam”.

La nueva constitución había “despedido” al Kaiser, a los reyes y duques de los estados miembros del Reich, pero mantenía firme el “Reich” en la denominación oficial. Su primer artículo rezaba: “El Reich alemán es una República. Todo poder estatal emana del pueblo”.- En esta norma subyace algo más que la abolición de la monarquía. Los juristas Thoma y Anschütz escribieron que “República significa también actitud positiva y reconstrucción”. Este párrafo enuncia la visión de una sociedad de ciudadanos libres y solidarios, y al parecer la flamante república no los poseía en número suficiente. 

La constitución de Weimar no limitaba la incumbencia del pueblo tan solo a elegir el parlamento. El pueblo adquiría también los derechos de iniciativa y referendum. Además, podía elegir al Presidente del Reich por voto directo. De manera que, gracias al voto popular, masculino y femenino, se mantenía la tradición monárquica del jefe de Estado “fuerte”. Así, no alcanzaba su pleno desarrollo la separación de los poderes. El Presidente podía disolver el parlamento y disponía de la facultad de dictar leyes de emergencia o de necesidad y urgencia.

Así y todo, no debe afirmarse que la república de Weimar haya fracasado a causa de su constitución o ley fundamental. Pero esa república no tuvo la oportunidad de desarrollarse, desde su nacimiento, en condiciones normales, ya que se desenvolvió entre situaciones de excepción. La actual Ley Fundamental de Alemania (das Grundgesetz) ha procurado evitar las imperfecciones de su antecesora de 1919, mas ha contado hasta ahora con la ventaja de aplicarse en un contexto social y económico más favorable. Hago votos de que lo sigan siendo para los habitantes de esa nación, ciudadanos o extranjeros.-

C. Haller, febrero 2019



 

Addenda Ibseniana 2019

       

Continúan aquí los apuntes iniciados en    https://reyaller.wordpress.com/2019/01/26/un-enemigo-del-pueblo-las-aporias-de-la-democracia /   con motivo de la presentación marplatense del drama ibseniano Un enemigo del pueblo, uno de los éxitos de gran alcurnia teatral que se registran en el verano de este año 2019. Con estas líneas ambicionaba anotar impresiones para uso propio, con vistas a la rumia crítica de conceptos evaluadores que abrazaran tanto al texto como a su versión escénica. Lo difícil y desmedido de esta crónica emana a buen seguro de las incompetencias de quien escribe y de cualidades inherentes al espectáculo mostrado. Palmaria es la ignorancia del redactor en los temas inherentes a la moderna concepción teatral, beneficiaria de libertades interpretativas confluentes con readaptaciones del libreto. La vitalidad actual del género rebasa con creces las fronteras convencionales que antaño lo constreñían. Sin embargo, director y actores pusieron de manifiesto virtudes profesionales evidentes. Tal vez la problemática social expuesta por el autor, un prestigioso dramaturgo noruego del siglo XIX, es expuesta a través de mediaciones argumentales tan entreveradas que su dialéctica parece menos contundente que la ínsita en una tragedia de los antiguos griegos. Así y todo, fuera de los criterios crudamente utilitarios esgrimidos por los personajes actantes, la raíz humana de los conflictos que se tramitan a través de cinco actos en la pieza original continúan vigentes aunque el elenco se reduzca y los parlamentos se cercenen. Si algunos diálogos quedaron incomprendidos, ello tal vez se deba al déficit auditivo de este escriba o a la menguada acústica de la enorme sala (empotrada para otros fines en el vientre arquitectónico del Hotel Provincial). Pero desde aquí pretendo cesar en las objeciones incidentales para acceder a la discusión del libreto ibseniano.

-o-

En situaciones carentes o deficitarias de democracia como las presentadas en muchos ejemplos históricos, el objetivo primario de cada  salida de una crisis política o social consistía en señalar a eventuales “culpables” y neutralizarlos. Si volvemos al incompleto panorama de la pequeña comunidad ciudadana que nos ofrece la pieza de Ibsen, vemos que en forma mayoritaria se declara culpable al médico descubridor de la verdad: la contaminación de las aguas termales. Va de suyo que el solo señalamiento de ese chivo expiatorio no resuelve las causas de la crisis que está afectando al “pueblo”, ni existe un remedio inmediato para la misma. Pero el demos ha dictado su veredicto de condena social contra el impertérrito denunciante de la grave anomalía. La opinión prevaleciente se funda en otro dictamen pericial contradictorio del antes obtenido de buena fuente por el médico, “contraverdad” que decide la suerte individual y social del “enemigo del pueblo”.
A esta altura de las especulaciones, el redactor de esta nota impetra la ayuda de opinantes más avezados en estas controversias, en especial los especialistas en temas de servicios públicos locales, sean ellos políticos o estrictamente “técnicos”, en la ingeniería financiera, sanitaria  y extractiva de aguas subterráneas. Es que se nos mezclan de modo indebido los cursos de acción que pudiesen ser “reales”, con las condiciones imaginadas por el autor de la obra teatral.
Recordémoslas con la relectura de la pieza, o con el sesgo interpretativo que le imprimió el director de esta puesta en escena. No garantizo haber estado atento a todos sus pormenores,  que pueden haber sido detalles “mayores”. Hay referencias expresas a una “capital” con la cual el poblado haya mantenido vínculos jurídicos de dependencia, aunque es probable que este último gozara de una amplia dosis de autonomía lugareña. El doctor alude a cierta preeminencia que avalaría la certificación del laboratorio capitalino sobre la mala calidad de las aguas surgentes. No se menciona otra clase de jerarquía justificadora de ese prestigio, aunque puede suponerse que dispone de mejores métodos de análisis hídrico que el laboratorio local. Pero en la certificación expedida a posteriori por este último se respalda el alcalde cuando expone sus argumentos ante la asamblea popular. La “verdad” de esos enunciados contradictorios se decide por el voto mayoritario de los legos pobladores, muchos de ellos tal vez aportantes o accionistas de las obras encaradas por el municipio,  cuyo ensoñado bienestar económico dependía del turismo termal.

El drama estalla en una pequeña ciudad costera de Noruega, a fines del s. XIX. La localidad vive principalmente de la pesca, la navegación marítima, algunas actividades profesionales y administrativas, pero ha puesto sus mejores esperanzas en atraer el turismo que será atendido por las instalaciones de hotelería y baños salutíferos, creadas a instancias del alcalde, auspiciadas por los pobladores  y en parte financiadas con aportes económicos de éstos. La acción teatral se inicia en la vivienda de la familia del médico Thomas Stockmann, donde la esposa Catalina (Kate) atiende a los visitantes Hovstad, editor del periódico local, y  su empleado el periodista Billing. A estos se suma el alcalde Peter Stockmann, hermano del doctor, mientras este último se ha ido de paseo con sus hijos menores Eilif y Morten. Falta llegar la hija Petra, de profesión maestra en la escuela del lugar. Luego ingresan el Dr. Stockmann con sus hijos, en compañía del capitán de barco Horster, amigo de la familia. Se suscita una discusión entre el médico (responsable sanitario de la institución de aguas termales) y su hermano el alcalde: el periódico de Hovstad está por publicar un favorecedor artículo sobre las instalaciones termales, decisión que el alcalde aprueba pero que inesperadamente el médico rechaza, alegando “circunstancias anormales” cuyos pormenores todavía no revela. Esa inicial reticencia implica el manejo del suspenso literario por parte del dramaturgo, quien la llevará en el 5º acto a un desenlace que agravará aun más la situación del protagonista. Mientras tanto, todos encantados colmando de alabanzas la sabiduría y el coraje cívico del Dr Stockmann.

El 2º acto trae la irrupción de Morten Kiil, tutor de Kate y propietario de la curtiembre supuestamente responsable de la contaminación de las aguas termales. Cree que el médico, esposo de Kate, ha inventado la denuncia de la mala calidad de esas aguas como represalia contra el alcalde, por haber propiciado éste la exclusión de Kiil del consejo comunal de la ciudad. Los editores del órgano periodístico lugareño desean apresurar la publicación del informe del médico porque son adversarios políticos del alcalde, al que buscan descalificar y desplazar en las próximas elecciones. Mientras tanto Petra, la hija del médico, ha regresado de sus tareas en la escuela. Luego entra el alcalde, quien exige de su hermano que no permita la publicación del informe negativo, aduciendo los altos costos y el largo tiempo que demandaría una remodelación exhaustiva de las instalaciones termales. Ello irritaría a la opinión de los ciudadanos que invirtieron fe y dinero en el anterior proyecto. La negativa del doctor a contrariar su propio informe lleva a que el alcalde amenace con destituirlo de su puesto de médico municipal. Kate, temerosa por el futuro de la familia, procura quebrar la intransigencia de su esposo, mientras la joven y resuelta Petra apoya sin reservas la conducta del padre.

El tercer acto, eje alrededor del cual gira el ulterior curso del drama, se desarrolla en la redacción del periódico. Allí el médico insiste en que se publique su informe. Se siente seguro de que su posición obtendrá el respaldo ciudadano. Los del periódico barruntan un incremento del escándalo que la publicación traería aparejada, con el consiguiente aumento de la tirada y mayores ingresos por publicidad. Pero aconsejan prudencia en vista de las elecciones que se avecinan, y así buscan tomar distancia de las fracciones políticas enfrentadas. Hay un intento de parte del alcalde, de convencer a los periodistas en contra del proyecto de publicar el informe. El médico percibe la renuencia de los hombres de prensa a publicar sin medias tintas el informe, y resuelve dar personalmente lectura del mismo ante la asamblea general anual de la población, una de las tradicionales instituciones de la democracia semidirecta vigente en países escandinavos, entre otros.
El 4º acto pone en escena la asamblea comunal durante la cual se genera la transformación política  del médico,  desde ser considerado un “amigo del pueblo” a verse vituperado como “enemigo del pueblo”. Los protagonistas del drama participan con todo el público asistente a la función en los debates concernientes al asunto, oportunamente fogoneados por oradores que desde la “asamblea” interpelan al Dr. Stockmann y son apostrofados por éste. Surgen los habituales reclamos por formalidades incumplidas, recuento de los votos a mano alzada, confección de actas del suceso, gritos e insultos a mansalva. El médico se ve arrastrado emocionalmente por el calor de la discusión y enarbola sus argumentos contra las decisiones mayoritarias no ilustradas por un conocimiento fundado. Los lectores que quieran examinar esos argumentos pueden leerlos en este 4º acto de la obra. No cabe en esta reseña su examen crítico circunstanciado. La indignación y soberbia del Dr.Stockman encuentran su réplica en el airado abucheo de los ciudadanos asambleístas, quienes con el voto mayoritario – salvo el de un beodo – declaran “enemigo del pueblo” al facultativo y marchan encendidos de furor hacia la vivienda de éste. La valiente intervención del marino capitán Horster logra ponerlo a salvo junto al resto de su familia. Puertas y ventanas de la casa quedan destrozadas.
En el 5º acto, vemos a la Familia Stockmann de regreso en su hogar, recogiendo todavía restos del vandálico escrache. Van evidenciándose las consecuencias de  la destemplada alocución del médico ante la asamblea popular. El alcalde deja cesante a su hermano Thomas de su cargo de director del complejo de aguas “curativas”. El propietario de la vivienda alquilada al médico y su familia rescinde el contrato de locación. Los compañeritos escolares de los dos hijos de Stockmann acosan y vapulean a estos últimos. A raíz de estas peleas, la escuela deja cesante a Petra en su puesto de maestra. Por haber auxiliado al médico y su familia frente a la algarada posterior a la asamblea, el capitán Horster pierde su trabajo en la empresa naviera.

escena de “Casa de muñecas”, film argentino con Delia Garcés, 1943

Acorralado, el Dr. Stockmann evalúa emigrar con su familia al “Nuevo Mundo” (América), donde supone hallar condiciones de convivencia más libres. Llega su hermano Peter para conversar sobre la fortuna del “abuelo” Morten Kiil, que éste había legado a un instituto de beneficencia. El alcalde imputa a Thomas haber fraguado el informe acerca de las aguas contaminadas como revancha por el contenido de ese testamento, y ofrece al médico reinstalarlo en su cargo municipal si éste retira o enmienda el informe sobre las aguas. Apenas retirado el alcalde de la casa, entra Morten Kiil e informa haber invertido la mayor parte de su fortuna en la compra a precio vil de las acciones de la empresa de baños. Como el “abuelo” no se aviene a cargar con la responsabbilidad que le incumbe en la contaminación de las aguas, intima al doctor para que anule su informe y de ese modo – cuando las acciones recuperen su verdadero valor – llegue a salvar a la familia.

Luego aparecen el editor y el impresor del periódico, quienes ahora insisten en publicar el informe del médico especulando poder comprar a bajo costos las acciones que aún estén en circulación. Esta maniobra termina de sacar de sus casillas a Thomas Stockmann, quien propone a su esposa e hija un nuevo plan de vida aunque permaneciendo en la ingrata ciudad. En una vivienda que les ofrece el marino Horster instalarían, bajo la dirección de Petra, una escuela privada donde educarían a hijos de librepensadores y gente humilde en los ideales de la libertad. Pues Stockmann opina que los miembros del partido liberal resultan ser los peores enemigos del libre pensamiento ilustrado; que las consideraciones utilitarias de los miembros de todos los partidos no hacen sino retorcer y tergiversar los principios de la moral y del derecho. Y sostiene la convicción de que “el hombre más fuerte del mundo es aquel que permanece solo”.

-o-o-

Como estímulo de la reflexión que sin tregua vuelven a suscitar las obras de Ibsen, en especial la aquí deficitariamente sumariada, habría que estudiar la vida, las ideas y el entorno sociocultural del dramaturgo en contraste con otros escritores de un país que también albergó a Knut Hamsun, August Strindberg y Sigrid Undset. En rigor conceptual,  Un enemigo del pueblo no ataca la institución de democracia semidirecta vigente en muchas comunas escandinavas y en algunos cantones suizos, pero muestra su conflicto con una idea, tal vez utópica, de “democracia ilustrada” en la que cada uno de los miembros del cuerpo electoral – a veces decisorio y jurisdiccional –  se encuentre con información veraz y esté en condiciones de comprenderla. Aparecen en la obra situaciones  de grieta, corte o aislamiento  hacia varias direcciones: en el protagonista, el envanecimiento del profesional unido al rigor de su imperativo moral categórico; en el plano geográfico, el semiaislamiento del poblado; en la estructura social, el utilitarismo estrecho y el afán de pronto enriquecimiento.

En un  colofón más esclarecedor que los comentarios, séanme permitidas unas pocas citas que intentan trasladar el tenor de los parlamentos del 5º acto:

Stockmann: ¿Supones acaso que los plebeyos de otras ciudades sean menos inescrupulosos que los de aquí?  …Lo peor es que en todas partes los ciudadanos son esclavos de sus organizaciones partidarias. Y esto es así aun en los países más libres de occidente. Esposa, ¿preferirías que nuestros hijos crezcan en una sociedad como la nuestra? Pues hasta los adultos más liberales se convencen unos a otros de ser libres pensadores.

El alcalde Stockmann: (a su hermano) Desde hoy quedas despedido. No puedes contar con clientela si abres un consultorio. La asociación de propietarios de casas está haciendo circular un escrito en el que reclaman que nadie te alquile un inmueble.

Petra: Ay, mamá, la directora de mi escuela no es por cierto una mala persona. He visto la pena que me tiene. Pero no puede sino despedirme después del escándalo en la asamblea. Ahora también a mí me censuran por mis ideas.

Kiil (el abuelo o padre de Kate, suegro de Thomas si no he confundido los roles): Si usted se comporta como un hombre sensato, ya verá que los baños termales (o las acciones) recuperarán su valor… ¿Supone usted que dejaré pesar sobre mis hombros el ludibrio de toda esta vergüenza? Será usted, Stockmann, quien me hará quedar limpio. Si no retracta su denuncia antes de las dos de la tarde, hoy mismo transferiré las acciones a la Fundación. Y usted, con toda su familia, irán al tacho de basura.

Stockmann: …Los caciques partidarios son como lobos. Hay que eliminarlos… (A Kate) Ahora nos toca ser ahorrativos al extremo; así lograremos sobrevivir. Mucho peor es que yo no conozca un solo hombre que se anime, con ánimo libre y desinteresado, a asumir mi tarea después de mi muerte… Pero continuaremos. Nuestra escuela funcionará en el mismo salón donde fui denigrado bajo el dicterio de “Enemigo del Pueblo”. Pero nos falta gente adicta. Para comenzar, necesito al menos doce discípulos. Sin embargo os digo: el hombre más fuerte es el que resiste solo.-


Casi todas las tramas del teatro universal (incluyendo la comedia) apelan al conflicto o a la provacación empleados como resortes del interés que despiertan. Muchas trascienden con la originalidad de sus tesis o “mensajes”. Otras, por lo absurdo de sus situaciones y parlamentos. Esta que gira sobre la construcción de un protagonista intransigente y contendedor, refugiado bajo la débil coraza de sus convicciones morales, sigue siendo condenada en nombre de una democracia poco definida, quizás  emanada de tradiciones nobiliarias y guerreras medievales,  mucho menos del espíritu de la Ilustración y de modo muy escaso del socialismo. De ahí su extraña fuerza convocante de polémicas, que atribuyen a sus planteos un designio antidemocrático cuando no es más que la protesta de un alma rebelde, alianza de rasgos aristocráticos, anárquicos y cientificistas. Los fautores de esta puesta teatral en particular, director, arreglador y actores/trices, han sabido eludir las trampas de esos contrasentidos proyectando algunos de los parlamentos, con pautado  énfasis, sobre el fondo de la actual situación política argentina, recurso que les ha valido algunos aplausos y risotadas. Al encararla así, la pieza evita el tumulto del público asistente, que ya habría hecho su catarsis asamblearia en el tercer acto.- ch

Podemos ver o leer otro drama de Ibsen: Casa de Muñecas, TV España https://www.youtube.com/watch?v=y-BzT5QCoSc – El drama de 1879 que Ibsen tituló Et dukkehjem  (“Un hogar de muñecas”) plantea la existencia de una familia de clase media cuyas rígidas convenciones envuelven a la esposa Nora en una situación de comodidades y deberes que terminan por ahogarla, y de las cuales se evade. Nora abandona al esposo y a los niños, final que resultó atenuado en las primeras representaciones de la obra al mostrarse el retorno de la protagonista al  hogar, por consideración a los hijos.

Casa de muñecas es una película argentina en blanco y negro dirigida por Ernesto Arancibia según el guión de Alejandro Casona sobre la obra homónima de Henrik Ibsen que se estrenó el 21 de septiembre de 1943 y que tuvo como protagonistas a Delia Garcés y George Rigaud. ver film : https://www.youtube.com/watch?v=MrME_CJx-TA



 

Un Enemigo del pueblo – Las aporías de la democracia

  

Considerado el más importante dramaturgo noruego y uno de los autores que más ha influido en el teatro contemporáneo, Henrik Ibsen firmó quizá con Un enemigo del pueblo su obra más controvertida. Su protagonista, el Doctor Stockmann, denuncia que las aguas del balneario, principal fuente de ingresos del pueblo, están corrompidas y son un peligro para la salud. Las fuerzas sociales del pueblo tratan de ocultarlo y él se queda solo en su denuncia, pues la verdad es incómoda para mucha gente. Imagine usted que tiene un bar en un pueblo en decadencia. Vive con lo justo. Pocos ingresos, pocos gastos. Hasta que de pronto un gran proyecto se pone en marcha: un balneario que aprovecha las aguas puras que bajan de una montaña cercana. Todos los vecinos se implican en su construcción, usted se convierte en accionista del balneario. El lugar se llena de turistas y el dinero fluye. Todos felices. Pero resulta que el doctor Stockmann descubre que esas aguas puras no son tan puras y están envenenando a los clientes. Cuando quiere hacerlo público, todas las fuerzas vivas del lugar (incluida la prensa) se le echan encima y lo declaran “enemigo del pueblo”.

En Un enemigo del pueblo, el autor relata la dramática historia del doctor Thomas Stockmann  y de una ciudad cuyo balneario es la principal atracción turística y el motor de la economía local.
El Dr. Stockmann es una de esas personas que poseen firmes principios y sucede que descubre en el agua una bacteria contaminante, capaz de poner en riesgo la salud de toda la población. A partir de ello se propone advertir a los demás acerca de semejante peligro.
Esta decisión lo enfrenta a los poderosos de la ciudad, a los periodistas y a los medios de comunicación, incluso a su propio hermano, el alcalde. Los pobladores y las autoridades parecen más preocupados por los inconvenientes económicos que la desinfección del agua acarrea y por la posible pérdida de clientes del balneario que por la salud de las personas. De esta forma confrontan intereses económicos que priman por sobre la salud del pueblo. El doctor combate encarnizadamente contra todos los sectores poderosos de la comunidad, diciendo aquello que nadie desea oír. Se lo señala como traidor y todo el pueblo confabula para hacer imposible la vida de Thomas y la de su familia, llegando incluso a ponerlos en riesgo.

Tira publicitaria https://www.youtube.com/watch?v=Fx9Tmol1m1U – Puesta teatral en Mar del Plata 2019: Versión y dirección: Lisandro Fiks
Con: Juan Leyrado, Raúl Rizzo, Edgardo Moreira, Romina Fernandes, Viviana Puerta y Bruno Pedicone.

Más allá de lo anecdótico de la trama, lo interesante y que sigue suscitando polémica es la tesis de que el enemigo más peligroso de la razón y de la libertad es la opinión de la mayoría. Para Ibsen la mayoría no siempre tiene la razón, muy al contrario, nunca la tiene, es la minoría la que la posee, pues la mayoría tiene la fuerza, pero no tiene la razón, porque ¿quiénes son la mayoría en el sufragio? ¿Los estúpidos o los inteligentes?. Sin embargo, ¿Qué importa que tengas la razón si no tienes el poder?, le contesta a su marido la señora Stockmann. Una obra inmortal sobre la corrupción del poder y la manipulación de los medios informativos al servicio de ese mismo poder, por fin en su versión original, sin adaptaciones, tal como la escribió Ibsen.
El más nefasto enemigo, la mayoría https://www.youtube.com/watch?v=qdZwxlgYHSc  – es la tesis más urticante de este dilemático drama en torno de las democracias.-Seguro que el dramaturgo Henrik Ibsen no imaginó que el título de una de sus obras más conocidas, Un enemigo del pueblo, iba a convertirse en una expresión multiusos más de un siglo después. “La prensa es el enemigo del pueblo”, dice el presidente estadounidense Donald Trump. “Trump es el enemigo del pueblo”, apuntan desde otra trinchera. “El pueblo es el enemigo del pueblo”, asegura otro frente…

    

“El pueblo nunca tiene razón. Esa es una mentira instalada contra la que debe enfrentarse un hombre pensante y libre. El pueblo es materia prima de la que los burócratas y poderosos se abusan. Pero esa materia prima podría estar en manos de los mejores, de los pensantes, de las personas con un pensamiento evolucionado, cívico y ético… ¿Quiénes eligen a los brutos y los ignorantes que nos gobiernan…? La mayoría. La mayoría tiene el poder, pero no tiene razón. La razón la tengo yo? y algunos otros”. Este es un pequeño fragmento del airado discurso que el Dr. Stockmann, protagonista de la pieza Un enemigo del pueblo, de Henrik Ibsen, lanza ante la comunidad en la que vive en un momento de extrema tensión, que le traerá consecuencias inesperadas. Ver Diálogos de periodistas https://www.youtube.com/watch?v=_SlStsbxaWY  giros de la política.
¿Es el protagonista de la obra, el doctor Stockmann, el enemigo del pueblo como le acusan sus vecinos o no? Recordemos la posición de este personaje: “El enemigo más peligroso de la razón y de la libertad de nuestra sociedad es el sufragio universal. (…) ¿Quiénes suponen la mayoría en el sufragio? ¿Los estúpidos o los inteligentes? Espero que ustedes me concederán que los estúpidos están en todas partes, formando una mayoría aplastante. Y creo que eso no es motivo suficiente para que manden los estúpidos sobre los demás”. Cuando Ibsen escribió este parlamento, en 1883, levantó ya una buena polvareda pese a que el sufragio universal estaba todavía en pañales. “¿Todo el mundo tiene derecho a votar? ¿Está el pueblo capacitado para gobernarse a sí mismo?”, preguntaba el dramaturgo noruego, azuzando la polémica. Hoy la soberanía del pueblo es incuestionable y la única respuesta posible a estas preguntas parece ser “sí”. ¿O no?
Y aparecen diferencias de interpretación sustanciales. En el cuarto acto de Un enemigo del pueblo, cuando se produce la asamblea, Ibsen diseña a un Dr. Stockmann que se pone violento. Pierde la cabeza. Hace su catarsis. En su versión, Henry Miller cuestiona que la mayoría puede equivocarse. Pero el médico sostiene que la mayoría no tiene razón y que la verdad la tiene él. Eso es lo más suave. Habla del voto calificado, de que la gente pobre, más que médicos, necesita veterinarios, hace mención del exterminio y eso lo plantea en 1882, antes de las guerras mundiales. Él propone una serie de barbaridades, acusa al pueblo de ignorante, de bruto, de animales, y dice que él es superior al resto.  El Dr. Stockmann es el hermano protegido por los padres, es caprichoso, siempre hizo lo que quiso. No escucha razones. Cree en algo y se manda. Entre ellos hay afecto, pero ese afecto cuando es tan cercano puede transformarse en un gran odio. La problemática que aparece en la obra termina contaminando la relación. El personaje del alcalde es un tipo solitario. Su única familia es su hermano el médico, la esposa y la hija de ellos. A medida que la obra transcurre todo ese lazo se rompe”.

 

Juan Leyrado y Raúl Rizzo encarnan al Dr. Stockmann y al alcalde, respectivamente. Es la primera vez que trabajan juntos, aunque fueron compañeros de estudios en las escuelas de Agustín Alezzo y Alejandra Boero. Han tenido un profundo contacto con este tipo de materiales dramáticos durante su formación. Y la actualizan con estocadas evidentes hacia la coyuntura de nuestra vida social y política argentina, sin exponer posiciones partidarias pero siempre atentos a la respuesta positiva de un público heterogéneo y por ende dividido. Al final todos aplauden, aunque salgan farfullando.
-o-

Pero este pretencioso posteo, que presume de informar lo esencial y verdadero acerca de la puesta en escena marplatense (2019) del insobornable drama de Henrik Ibsen (estrenado en 1882), no puede satisfacer a sus contados lectores con esta simple crónica de temporada estival. Es más: se inclina a ensayar un suave rascado de superficie lustrosa en pos de producir  la emersión de generalizaciones más problemáticas, atinentes a un vasto panorama universal. Como siempre, la cuestión rebota sobre una pantalla lingüística y semántica. ¿Cuándo y dónde se comenzó a hablar de “enemigo del pueblo”, “enemy of the people”, Volksfeind  etc? Hasta  donde alcanzo, puedo remontar aguas históricas y encontrar el hostis publicus del derecho romano como designación para pueblos hostiles contra quienes era legítimo iniciar una guerra de aniquilación o conquista. Solo en el último tramo de la república, cuando los grupos facciosos y las luchas civiles afectaban el funcionamiento institucional de Roma, hubo de cargarse ese concepto sobre los jefes de las asonadas e insurrecciones que ponían en peligro la estabilidad del estado o propugnasen la tiranía. Dicterios de semejante gravedad fueron reclamados o pronunciados por el Senado, en diversos momentos, contra los Gracos (Tiberio y Caio), contra Caius Marius y contra el conjurado Catilina.

En la etapa imperial romana, varios emperadores (casi siempre después de haber sido desalojados del poder y aun en tiempos póstumos) fueron denigrados con la calificación de hostis publicus  o sea “enemigos del pueblo”. Pero viniendo a nuestras épocas ilustradas, en la Francia revolucionaria de 1794 una ley de la convención nacional autorizó al Tribunal revolucionario a aplicar penas contra los “ennemies du peuple”, como se designaba principalmente a adictos al “antiguo régimen” que propiciaran el retorno de la vituperada monarquía. Bajo igual designación o sus variantes de “enemigos del proletariado”, “ de la clase trabajadora” o “imperialistas”, se ejecutaron numerosas condenas políticas durante los tiempos del comunismo soviético y sus similares.

Conceptos muy afines a esas calificaciones denigrantes (por caso, “enemigos del Estado”) fueron colgados por gobiernos, periodistas y voceros de la “opinión viralizada” a otros personajes molestos de las sociedades de hoy, llámense Edward Snowden, Julian Assange y tantos más,  a raíz de sus incómodas investigaciones y denuncias a menudo bien documentadas. Existen calificados estudios y análisis literarios, y una exhaustiva crítica desde puntos de vista del arte dramático, sobre el teatro de Henrik Ibsen y en especial su obra En Folkefiende. No aquí el lugar para enumerarlos, pero sería importante leer y repensar esa pieza aunque sea en una de sus numerosas traducciones a nuestro alcance.- ch

La continuación de este tema puede ser vista clicando en https://reyaller.wordpress.com/2019/01/29/addenda-ibseniana-2019



 

Jugendstil; Art Deco – Da geh ich zu Maxim…

video fachadas e interiores https://www.youtube.com/watch?v=Lhw6uuR5aPE

Por influencia del movimiento inglés de los arts-and-crafts, aparecido en 1850, comenzó a difundirse en el resto de Europa un cambio en la concepción de la libertad del arte. Una de sus propuestas fue abolir la brecha o separación entre las llamadas “artes superiores” y las artes aplicadas.  Jugendstil o art nouveau fue una etapa en la historia del arte que se sitúa entre fines del siglo XIX y los primeros años del s. XX. Recibió diversas denominaciones según los países donde iba apareciendo: estilo reformista (Reformstil) en Alemania,  Secession en Austria, modernisme en Catalunya, Secese entre los checos, Secesja en lengua polaca, etc.- En Francia, España e Inglaterra se la llamó casi siempre art nouveau o Modern Style, y en Italia Stile Floreale o Liberty.

La denominación Jugendstil  se remonta al nombre de la revista cultural Jugend, fundada en München en 1895 por el periodista y editor Georg Hirth, y hace referencia a un movimiento de jóvenes artistas y artesanos opuestos al historicismo reaccionario así como a los efectos antiestéticos de una industrialización galopante. Ponían la vista en nuevos materiales y métodos de construcción. Al comienzo se entendía el Jugendstil como protesta contra las formas degradadas y desangeladas de la producción industrial. Pero ese rótulo de ningún modo englobaba una corriente estética uniforme. Sus múltiples manifestaciones se exteriorizaban en programas y manifiestos de diversas significaciones. En muchos de ellos se postulaba una reconciliación entre “la vida y el arte”, la reinserción de lo artístico en la existencia humana cotidiana y un renacer del concepto de “obra de arte total” como ya lo había proclamado Richard Wagner. Una de las expresiones regionales de dicho movimiento fue el la Secession vienesa.

video: Jugendstil mostrado y explicado en 15 minutos https://www.youtube.com/watch?v=Q2g_xbq-2v8&t=69s  

La Secession integraba a 19 artistas vieneses que encabezados por Gustav Klimt proclamaban la reinterpretación de estilos frente a los embates de una industrialización que estaba eliminando la personalidad del arte y la sociedad de le época. El arte de los secesionistas es equiparable al Art Nouveau, aunque en el caso de los secesionistas en su búsqueda de la elegancia predomina la sobriedad formal y la severidad. Los trabajos, en todas las artes, son muy estructurados dándosele mucha importancia al orden, al equilibrio y la geometrización, lo que en el edificio sede de dicho grupo es evidente a simple vista.
Hacia 1897, en la primera asamblea general del grupo se acordó construir un edificio de exposiciones en Karlsplatz, que hoy se conoce como edificio de la Secession y que fue construido por Joseph María Olbrich, uno de los miembros fundadores del movimiento. Una inscripción en el acceso reza así: “Der Zeit ihre Kunst, der Kunst ihre Freiheit” (a cada tiempo su arte, a cada arte su libertad). El elemento que más destaca al exterior es la cúpula de la parte superior. Es una esfera compuesta de hojas secas cuyo color dorado contrasta con el crudo de los muros del edificio, engrandeciendo aún más la percepción de la esfera dorada. Arquitectónicamente se trata de un edificio con un aspecto que recuerda a los esquemas constructivos de los templos egipcios. En la época triunfaba el historicismo en arquitectura y  los miembros de la Secession pretendían devolver a la arquitectura (y a las artes en general) la grandeza que los métodos de producción industrial habían dejado de lado. El movimiento austríaco se definía por la seriedad formal, la severidad y la elegancia, todo muy geometrizado y equilibrado teniendo como objetivo el llamado Gesamtkunstwerk o “obra de arte total”, término inventado por Richard Wagner para referirse a un arte que aunara a todas las demás. Era un arte estilizado y muy abstracto, el cual también daba mucha importancia a la tipografía.

Portal del edificio de la Secession vienesa

El edificio lleva sobre una de sus fachadas la inscripción Ver Sacrum (“primavera sagrada” en latín), nombre que se había dado entre 1898 a 1903 a la revista fundada por iniciadores del movimiento “secesionista” vienés. La construcción fue sufragada en gran parte por los artistas, mientras que el ayuntamiento vienés ofreció el solar de forma gratuita, según se dice tras conversación privada entre Josef Engelhart y el alcalde Karl Lueger.

   cúpula del edificio 

El Maxim’s  de Paris

Requeriría la extensión de toda una enciclopedia describir e ilustrar en detalle todos los sitios que, en cualquier zona del mundo, ofrecen muestras de objetos, fachadas y ámbitos interiores donde aparecen muestras de ese enorme repertorio artístico o decorativo denominado Art nouveau, Jugendstil o como se lo llame en cada caso. Lejos de ese intento, esta nota considera oportuno vincular ese estilo con una digresión musical y literaria que amplíe el campo interpretativo ofrecido al disfrute del lector. El recinto elegido será el famoso restaurant y sala de fiestas Maxim’s.  Su acompañamiento musical viene dado por fragmentos de la opereta Die lustige Witwe, compuesta por Franz Lehár en diciembre de 1905. No me asiste la certeza de que en ese año ya se hubiesen incorporado a los salones y salitas del Maxim’s las innovaciones formales y decorativas del art nouveau que hoy lo distinguen. Pero tampoco es seguro que el joven secretario de embajada y teniente de caballería Graf Danilo Danilowitsch haya frecuentado por esos años esa renombrada cantera de grisettes. Pero el libretto se lo hace decir en irónicos y escépticos versos cantados, a la vez presentación y autobiografía del personaje:

DANILO
O Vaterland du machst bei Tag
Mir schon genügend Müh und Plag!
Die Nacht braucht jeder Diplomat
Doch meistenteils für sich privat!
Um Eins bin ich schon im Büro,
Doch bin ich gleich drauf anderswo,
Weil man den ganzen lieben Tag
Nicht immer im Büro sein mag!
Erstatte ich beim Chef Bericht
So tu’ ich meistens selber nichts,
Die Sprechstund’ halt’ ich niemals ein,
Ein Diplomat muss schweigsam sein!
Die Akten häufen sich bei mir,
Ich finde’s gibt zu viel Papier;
Ich tauch die Feder selten ein
Und komm doch in die Tint’ hinein!
Kein Wunder wenn man so viel tut,
Dass man am Abend gerne ruht,
Und sich bei Nacht, was man so nennt,
Erholung nach der Arbeit gönnt!
Da geh ich zu Maxim,
Dort bin ich sehr intim,
Ich duze alle Damen
Ruf’ sie beim Kosenamen,
Lolo, Dodo, Joujou,
Cloclo, Margot, Froufrou,
Sie lassen mich vergessen
Das teu’re Vaterland!
Dann wird champagnisiert,
Und häufig pamponiert, (cancaniert)
Und geht’s an’s Kosen, Küssen
Mit allen diesen Süßen ;
Lolo, Dodo, Joujou,
Cloclo, Margot, Froufrou,
Da kann ich leicht vergessen
Das teu’re Vaterland!

Según los libretistas Victor Léon y Leo Stein – basados a su vez en la comedia de Henri Meilhac L’attaché d’ambassade -, el conde Danilo buscaba olvidar un amor imposible (Hanna) y aun las “arduas” penurias de sus tareas en la embajada pontevedrina en Paris, concurriendo noche a noche al referido restaurant, donde era muy bien agasajado. La opereta se inicia con un festejo y baile organizado por el embajador de Pontevedro en Paris con motivo del cumpleaños del príncipe o monarca de ese reconocible país dálmata, fiesta a la que está invitada la joven viuda Hanna Glawari, que acaba de heredar los millones de su esposo recién fallecido. La máxima preocupación del embajador es encontrar un soltero de nacionalidad pontevedrina que acepte contraer matrimonio con la reciente viuda, a fin de evitar que la fortuna de ésta vaya a parar a un candidato no pontevedrino en lugar de permanecer en las arcas del siempre deficitario paisillo. Quien más apto parece para ese objetivo de alta y patriótica política económica es el conde Danilo, quien había jurado no proponer jamás casamiento a Hanna para que no se pensara que solo tenía interés en sus millones. De hecho, todavía la ama y la viuda le revela que – por disposición testamentaria de su consorte muerto – ella perderá toda la fortuna heredada si vuelve a casarse, en cuyo caso pasará a su segundo esposo. Aclarados esos temas, caen uno en brazos del otro (“Lippen schweigen…”) y festejan la reconciliación con el gran banquete en Maxim’s, que incluye al can-can final a cargo de las “grisettes”. 
Ver can-can finale https://www.youtube.com/watch?v=qdWwVY0mA5U  met y can-can Mörbisch https://www.youtube.com/watch?v=CWrW_PNWqsQ

 

Maxim’s – restaurante situado en el n.º 3 de la rue Royale de ParísFrancia. Fundado el 7 de abril de1893, es uno de los establecimientos más célebres de la ciudad. Con motivo de la expansión internacional llevada a cabo por su nuevo propietario, Pierre Cardin abre otros siete restaurantes Maxim’s repartidos en otras ciudades del mundo, identificando al restaurante original como «Maxim’s de Paris».

   

Creado en 1893 por Maxime Gaillard, un camarero de café, el pequeño bistrot comienza a atraer, siguiendo la estela de la comediante Irma de Montigny, una clientela mundana y elegante, y se convierte en un lugar de encuentro apreciado por el tout-Paris de la Belle ÉpoqueEugène Cornuché, que compró el restaurante, llamó en 1900 a los artistas de la École de Nancy y a Louis Marnez para redecorar el establecimiento en el estilo art nouveau con motivo de la exposición universal de París.

  

El museo Maxim’s presenta la primera colección privada francesa de arte art nouveau: más de 750 muebles y objetos de arte expuestos en 350 m², en un apartamento de dos pisos, con firmas entre las que se cuentan Louis MajorelleEugène GaillardÉmile GalléHector GuimardClément MassierTiffany & Co. y Henri de Toulouse-Lautrec. La historia continúa y se enriquece con viejos y nuevos datos, pero no es el objetivo de esta nota reproducirlos.- ch